La Organización de las Naciones Unidas proyectó para este año un crecimiento de la población mundial, que alcanzaría los 8.000 millones de personas. La cifra representa una suba de 1.000 millones respecto al 2011. Al mismo tiempo, también advirtió sobre el incremento de las desigualdades.

En el marco del Día Mundial de la Población, que se celebra cada 11 de julio, el organismo detalló que el año pasado la cantidad de habitantes del planeta alcanzaba los 7.900 millones, mientras que de acuerdo con las previsiones, en 2030 habrá 8.500 millones, 9.700 millones en 2050 y 10.900 millones en 2100. Además, recordó que debieron pasar cientos de miles de años para que se alcanzaran los primeros 1.000 millones de personas, mientras que esta cifra se multiplicó por siete solo en los últimos 200 años.

Las causas del fenómeno

Este constante crecimiento obedece a varios factores, como los avances en materia de salud y el consiguiente aumento de la esperanza de vida, que pasó de 64,6 años a comienzos de la década de 1990 a 72,6 años en 2019, y la reducción de la mortalidad materna e infantil. Sin embargo, la ONU alertó que estos beneficios, así como las innovaciones tecnológicas y las mejoras en relación con la igualdad de género, no llegan a todos por igual. Prueba de ello es la falta de equidad en la distribución de vacunas contra el coronavirus.

Para la ONU, la violencia, el acoso y la discriminación por género, clase social, origen, religión y orientación sexual, entre otros factores, son otra muestra de la desigualdad que aún persiste en un mundo que en mayo último superó los 100 millones de personas desplazadas de manera forzosa.

La aceleración de la migración y la urbanización son tendencias que se suman y que en conjunto con los demás factores afectan el desarrollo económico, el empleo, la distribución de la renta y la protección social, por lo que contribuyen a que sea desigual el acceso a la atención médica, la educación, la vivienda, el agua, los alimentos y la energía.

“Llegar a una población mundial de 8.000 millones es un hito numérico, pero nuestro enfoque siempre debe estar en las personas”, afirmó el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, quien agregó: “En el mundo que nos esforzamos por construir, 8.000 millones de personas significa 8.000 millones de oportunidades para vivir vidas dignas y plenas”.

Por lo tanto, el organismo instó a avanzar en tareas pendientes, como la inversión en capital humano y físico para construir sociedades inclusivas y productivas capaces de defender los derechos humanos y reproductivos, ya que ese es el camino para que todos los habitantes del planeta tengan oportunidades de mejorar su calidad de vida.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: