19 octubre, 2020

La ONU advierte que el mundo podría convertirse en un ‘infierno inhabitable’

Entre 2000 y 2019, hubo 7.348 desastres naturales importantes, incluidos terremotos, tsunamis y huracanes, el doble que entre 1980 y 1999
Pueblo en la costa de Sumatra en ruinas debido al tsunami del Índico de 2004.
NATALIA CAMINO

Ha habido un aumento «asombroso» de los desastres naturales en los últimos 20 años y la crisis climática es la culpable, así de tajantes se mostraron desde las Naciones Unidas ayer lunes. Los investigadores de la organización señalaron el fracaso de los líderes políticos y empresariales para tomar medidas significativas para mitigar el impacto del cambio climático. Y así evitar que el planeta se convierta en «un infierno inhabitable para millones de personas».

Mientras tanto, la pandemia de coronavirus, que ha matado a más de 1 millón de personas e infectado al menos a 37 millones, ha puesto de manifiesto el fracaso de «casi todas las naciones» para prevenir una «ola de muertes y enfermedades» a pesar de las repetidas advertencias de los expertos, dijo el informe.

Entre 2000 y 2019, hubo 7.348 desastres naturales importantes, incluidos terremotos, tsunamis y huracanes. Estos se cobraron 1,23 millones de vidas, afectaron a 4.200 millones de personas y provocaron pérdidas económicas mundiales por US$ 2,97 billones, según datos de la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR). Eso es casi el doble de los 4.212 desastres registrados entre 1980-1999.

Temperatura global

El fuerte aumento de desastres naturales en el mundo se ha atribuido al aumento de las temperaturas globales. Según los científicos, esto está aumentando la frecuencia de fenómenos meteorológicos extremos y desastres. El informe constata que las inundaciones, tormentas, olas de calor, sequías, huracanes e incendios forestales han aumentado significativamente en los últimos 20 años.

Asia fue la más afectada por desastres climáticos en los últimos 20 años. Sufrió 3.068 desastres entre 2000 y 2019. A esto le siguieron 1.756 desastres en las Américas y 1.192 en África.

El país más afectado en las últimas dos décadas es China, que experimentó más de 500 desastres naturales, seguido por Estados Unidos, con 467 desastres naturales.

Entre los más mortíferos, considerados megadesastres porque cada uno mató a más de 100.000 personas, se encuentran el tsunami del Océano Índico de 2004, el ciclón Nargis de 2008 en Myanmar y el terremoto de Haití de 2010.

Ha habido cierto éxito en la protección de comunidades vulnerables gracias a mejores sistemas de alerta temprana y respuestas, según el informe. Las agencias de gestión de desastres en países como Bangladesh e India han salvado muchas vidas gracias a una mejor preparación para ciclones e inundaciones. Pero los investigadores advierten que «las probabilidades siguen estando en contra» de estas comunidades.

Crisis climática y acuerdo de París

Actualmente, el mundo va camino de un aumento de temperatura de 3,2 grados Celsius o más. Esto, a menos que las naciones industrializadas puedan reducir drásticamente sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Ese aumento de temperatura proyectado es suficiente para aumentar la frecuencia de eventos climáticos extremos en todo el mundo, dijo el informe. Esto hace que cualquier mejora en la respuesta a desastres o la adaptación climática sea «obsoleta en muchos países».

Las emisiones deberán reducirse en al menos un 7,2% cada año durante los próximos 10 años para lograr el objetivo de 1,5 grados acordado en París.

«Hemos visto pocos avances en la reducción de la alteración del clima y la degradación ambiental», espetó el secretario general de la ONU, António Guterres. «Para erradicar la pobreza y reducir los impactos del cambio climático, debemos anteponer el bien público a todas las demás consideraciones», sentenció Guterres.

Real Time Web Analytics