La milicia antifascista de la República Popular de Donetsk (RPD) anunció el martes pasado haber encontrado una cárcel secreta de tortura neonazi después de liberar el aeropuerto de Mariúpol, mientras la batalla continúa en la ciudad ucraniana sitiada del óblast de Donetsk. Según el servicio de prensa de la RPD, la prisión fue descubierta por la milicia popular después de derrotar a los hombres armados del Batallón Azov de extrema derecha en dicha instalación. Batallón que, por cierto, está prácticamente aniquilado.

En el sitio, se encontraron grandes cantidades de armas, municiones y provisiones. Las terminales del aeropuerto se habían convertido en cuarteles improvisados, según información de la RPD. «Se encontró una prisión donde habían encerrado y torturado a la gente; se trataba de la prisión secreta conocida en círculos de Azov como Biblioteka«, indicaron des de la RPD. «Los nacionalistas ucranianos establecieron una verdadera prisión en las instalaciones del aeropuerto, donde habían torturado hasta la muerte a personas inocentes», añadieron.

Las investigaciones sobre presuntos crímenes de guerra están en curso por parte de las autoridades de Donetsk, aunque no se han dado a conocer más detalles, parece que no se han encontrado prisioneros vivos. Mariúpol ha estado bajo asedio durante semanas, en medio de crecientes informes de hambruna y de que a los civiles se les niega el acceso al agua y a los medicamentos por parte de las tropas ultranacionalistas.

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodomyr Zelensky, describió el cerco ruso de la ciudad portuaria del Mar Negro como un crimen de guerra, alegando que alrededor del 90 por ciento de la ciudad se ha reducido a escombros. Sin embargo, los informes de quienes lograron escapar de la ciudad afirman que miembros de las fuerzas armadas ucranianas han amenazado con disparar a cualquiera que se vaya. Acusaron al Batallón Azov de usarlos como escudos humanos, colocando equipo militar en sus casas y otras áreas civiles como escuelas, hospitales o equipamientos culturales.

Las imágenes que circulan por las redes que muestran a los romaníes en Lviv con la cara pintada de verde y atados a postes de luz han causado indignación entre los internautas (y silencio entre los gobiernos de la OTAN). En las aterradoras imágenes se observa a familias gitanas amarradas a postes e individuos uniformados golpeándolos por presuntos delitos de hurto y saqueo. Algunos grupos han tratado de restar importancia a los incidentes, sugiriendo que Rusia los está utilizando como propaganda para presentar a Ucrania bajo el control de las fuerzas de extrema derecha.

En un discurso ante el parlamento francés, Zelensky ha instado a las empresas a abandonar Rusia. «Renault, Auchan, Leroy Merlin y otros deben dejar de patrocinar la maquinaria de guerra de Rusia», ha dicho. «Deben dejar de financiar los asesinatos de mujeres y niños». Sus palabras coinciden con el acuerdo de los líderes de la OTAN para aumentar la presencia militar de la alianza en Eslovaquia, Hungría, Bulgaria y Rumania.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: