El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha asegurado que, en determinados sectores, se consideraba «un problema de Estado» que el rey Juan Carlos fuera «tan ardiente». Por eso, se le inyectaron «hormonas femeninas» e «inhibidores de testosterona» para «rebajarle la libido».

Villarejo lo ha dicho en el Congreso de los Diputados en respuesta al diputado de Esquerra Gabriel Rufián:

«- Y usted habla que incluso se ha llegado a sugerir inyectar hormonas a según quiénes para hacer según qué. ¿A quién se refiere, por ejemplo?

– Al rey emérito.

– ¿Al rey emérito se planteó inyectarle hormonas?

– Lo hicieron: hormonas femeninas e inhibidores de testosterona, etc. Para rebajarle la libido porque se consideraba un problema de Estado que este señor fuera tan… digamos ardiente, por así decirlo.»

Villarejo ha comparecido este miércoles en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga el caso Kitchen, el operativo supuestamente orquestado por el Ministerio del Interior para espiar al extesorero del PP Luis Bárcenas.

La amiga del rey Corinna Larsen había explicado a Villarejo que a Juan Carlos lo habían medicado con hormonas femeninas «para sacarle la fuerza», según consta en una de las grabaciones del policía retirado. «Le han sacado todo, no podía estar con una mujer», decía Larsen.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.