«La demanda sigue adelante». Así de explícito fue el Tribunal Superior de Londres. Tras el estudio del caso y los requerimientos de los defensores del Emérito, la justicia inglesa  ha concluido que el Rey emérito no tiene inmunidad en Inglaterra y, por tanto, puede tramitarse la demanda por acoso interpuesta en su contra por su ex amante Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

La resolución judicial rechaza el argumento de los abogados de Juan Carlos I para frenar la demanda desde su inicio: que tiene inmunidad ante los tribunales tanto por formar parte actualmente de la familia real como porque los hechos denunciados se produjeron antes de su abdicación, queriendo olvidar que esa increíble inmunidad rige solo dentro del estado español.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: