19 septiembre, 2020

La justicia anula tarjetas ‘revolving’ de Wizink por falta de transparencia

Una innovadora sentencia anula el contrato de dos tarjetas de crédito de la modalidad revolving comercializadas por Wizink al considerar carácter usurario de los intereses aplicados, cercanos al 30%
tarjetas revolving
Tarjeta ‘revolving’ de los usureros de Wizink.
R@MBLA

El Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Badalona ha declarado nulos -a instancias del Col·lectiu Ronda- los contratos de dos tarjetas de crédito suscritas por una clienta de Citybank y Barclaycard, absorbidas actualmente por Wizink , la mayor comercializadora de créditos revolving en España.

El juez considera que la información suministrada por la entidad «no permitía hacerse una representación fiel del impacto económico del producto». A diferencia de otras numerosas sentencias que han impuesto la nulidad del contrato de préstamos revolving al apreciar el carácter usurario de los elevadísimos intereses impuestos por las entidades y empresas en esta modalidad de crédito al consumo, el juzgado badalonés fundamenta su condena sobre el incumplimiento de las «exigencias de transparencia, claridad, concreción y sencillez» que la legislación impone a las entidades financieras en su trato con clientes minoristas.

Un déficit que abarca también el propio formato impreso del contrato sobre el que aprecia que «resulta dificultosa la lectura del mismo sin aumentar mecánicamente la medida de la letra y por otra parte la cláusula controvertida [tipo de interés aplicado] está integrada por multitud de estipulaciones, algunas de las cuales de redacción farragosa que dificultan la localización de la relativa al tipo de interés ».

Como consecuencia de la nulidad, la clienta sólo deberá devolver el capital del que haya dispuesto sin intereses ni comisiones.

La sentencia considera que la información incorporada a los contratos establecía un «desequilibrio en las prestaciones entre las partes» e imposibilitaba el conocimiento de la demandante «del coste real que asumía con el contrato». Un coste que la magistrada valora como «realmente oneroso» atendiendo a los usurarios intereses del 27,24% (Citybank) y del 32,8% (Barclaycard).

La importancia del control de transparencia

El pasado mes de marzo, el tribunal Supremo dictó una importantísima sentencia que consideraba usurarios y, por tanto, nulos los intereses del 27,2% aplicados para Wizink a una tarjeta revolving. A criterio del Alto Tribunal español, este tipo de interés debía ser considerado desproporcionado y abusivo por superar ampliamente el tipo de interés medio aplicados a las diferentes modalidades de los créditos al consumo (entre un 7% y un 9% ) así como la media de los intereses de la categoría concreta de las tarjetas revolving , situados alrededor del 20%.

Aparte de contribuir a clarificar el concepto de usura en relación a los créditos revolving , la resolución del Tribunal Supremo incorporaba un valioso análisis de lafalta de transparencia y la insuficiencia de la información facilitada por las entidades a sus clientes a la hora de ofrecer estas tarjetas y los préstamos emparejados que, a día de hoy, han generado un volumen de crédito global que se sitúa en torno a los 13.500 millones de euros. La resolución, que solidificar los cimientos que han servido el juzgado badalonés para dictar la presente sentencia, reafirmaba la obligación de los tribunales de revisar la transparencia, suficiencia y claridad de la información proporcionada a la hora de posibilitar un conocimiento preciso y fidedigno de los riesgos económicos de la operación y del funcionamiento del c omplex sistema de amortización que puede provocar que, por ejemplo, un crédito por importe moderado como puede ser 3000 € convierta imposible de liquidar y enero y una deuda perpetuo en caso de que el usuario opt y para devolver el importe mediante las bajas cuotas de 50 o 60 euros que han convertido en el principal reclamo para la masiva comercialización del producto.

«La falta de transparencia en este tipo de contratos es absolutamente generalizada»

Laia Mantiene , abogada del Col·lectiu Ronda experta en derecho bancario y responsable de la demanda que ha conducido a la nulidad de los contratos, remarca la importancia «de que los tribunales se muestren severos a la hora de revisar la información contractual suministrada a los usuarios, especialmente si atendemos a que estas tarjetas que imponen unos intereses remuneratorios exageradamente onerosos se comercializaron a través de campañas muy agresivas, a veces incluso telefónicamente, sin ningún apoyo documental, ya menudo bajo la falsa apariencia de un instrumento cómodo de financiación de compras de una cierta importancia económica. No podemos olvidar que muchas de las personas que contrataron estos productos lo hicieron, en la práctica, ante la imposibilidad de acceder a otras formas menos costosas de crédito ».

«En este caso -prosigue la abogada- los intereses aplicados representan un caso flagrante de usura y, por tanto, justificarían por sí mismos la nulidad del contrato, pues son unos intereses desproporcionados incluso por lo que es habitual entre las tarjetas revolving. La sentencia, sin embargo, no se limita a constatar esto y resuelve que la información proporcionada es deficiente y no supera ni el control de transparencia, ni el de inclusión (algunas cláusulas son ilegibles por el tamaño diminuto de la letra), ni el de comprensibilidad. Y esta no es la excepción sino la norma ».

Puede que te hayas perdido

Real Time Web Analytics