La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en julio en el 8,9%, frente al 8,6% registrado en junio, lo que supone el mayor encarecimiento de los precios en la región de toda su serie histórica y más de cuatro veces la meta de estabilidad de precios del 2% del Banco Central Europeo (BCE), según ha confirmado este jueves la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), la tasa de inflación interanual de julio alcanzó un nuevo máximo histórico del 9,8%, dos décimas por encima de la lectura de junio, con incrementos notables en Estonia, Letonia y Lituania.

Los incrementos han estado marcados por el encarecimiento de energía, alimentos frescos, tabaco y servicios. Si se excluyen del cálculo la energía y los alimentos frescos, la inflación subyacente se colocó en el 4%, tres décimas más que el mes anterior.

Ese avance interanual del 8,9% coincide con el dato preliminar adelantado por Eurostat a finales de julio, lo que confirma una tasa de inflación récord en la zona euro.

Energía y alimentos, los impulsos de la subida de precios

El factor que más contribuyó a elevar los precios en julio fue la energía, que avanzó un 4,02%, seguida la alimentación, alcohol y tabaco (2,08%), los servicios (1,6%) y el resto de bienes industriales (1,16%), con alzas respecto a junio en todas esas las categorías.

En el último año, los precios de la energía han aumentado un 39,6% y los alimentos frescos se han encarecido un 11,1%.

Para frenar la subida de la inflación, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) decidió en su última reunión, celebrada en julio, subir los tipos de interés en 50 puntos básicos, en su primera subida del precio del dinero desde 2011, además de advertir de que acometerá más subidas en próximas reuniones.

Subida interanual de más del 20% en Estonia, Letonia y Lituania

En el conjunto de la Unión Europea, la subida interanual de precios alcanzó el 9,8% en julio, frente al 9,6% en junio. Además, en 16 de los 27 países que forman la UE registraron subidas de precios de doble dígito (es decir, por encima del 10%).

Los niveles más altos de inflación se notaron en los países bálticos, con Estonia a la cabeza (23,2%), seguida de Letonia (21,3%) y Lituania (20,9%). Además, siete miembros de la eurozona registraron subidas de precios de doble dígito: Eslovaquia (12,8%); Eslovenia (11,7%); Países Bajos (11,6%); Grecia (11,3%); Chipre (10,6%); y Bélgica (10,4%). Dentro se encuentra España, donde el INE confirmó una subida del 10,8% del IPC en julio, ocho décimas más que el mes anterior.

Entre el resto de países de la UE que no forman parte de la zona euro, las mayores subidas de precios en julio correspondieron a República Checa(17,3%), Bulgaria (14,9%), Hungría (14,7%) y Polonia (14,2%).

Por otro lado, los incrementos más moderados se dieron en Francia y Malta, ambas con un 6,8%, y Finlandia, con el 8%.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: