La Federación de Asociaciones Vecinales de Barcelona (FAVB) ha acusado al Ayuntamiento de Barcelona de no tener «una política clara» en materia de recogida de residuos. La entidad ha criticado la suspensión del sistema ‘puerta a puerta’, avisando que se trata de un aspecto «clave» para garantizar la sostenibilidad de la ciudad.

«Estamos consternados por la política errática del consistorio en esta materia: pruebas piloto, rectificaciones sobre la marcha e improvisaciones tácticas», ha lamentado a través de un comunicado. Según la FAVB, el sistema de contenedores de Barcelona «ha tocado techo», con una cifra que ya supera los 40.000. «Cuanto más tardemos en incorporar el sistema de recogida ‘puerta a puerta’ en los barrios, más grave será la situación», ha recalcado.

La federación considera que la implantación del sistema necesita «la complicidad vecinal». Así, recuerda que se tienen que atender «las peticiones razonables» y «sancionar cualquier conducta incívica». «Las consecuencias ecológicas de esta dinámica son enormes y requieren políticas contundentes a todos los niveles para revertir la situación», ha insistido.

Con el objetivo de enderezar la situación, la FAVB propone constituir un consejo municipal de residuos donde los agentes sociales y económicos concierten «su reducción, el pago equitativo y canalicen las energías que el ayuntamiento no ha sido capaz de generar».

Estos organismos se tendrían que constituir en los barrios que lo pidan, «para despertar una nueva cultura metabólica de los suministros y los residuos», donde la ciudadanía sepa «de donde provienen, donde van a parar y como se tratan», añade.

Comparte:

_