La más que evidente crisis social acrecentada por la descarada subida del recibo de la luz, los carburantes y otros suministros básicos, unido a la precariedad laboral, la huelga de transportes, el descontento de los agricultores o las colas del hambre, no supone que los dos principales sindicatos del estado español, CCOO y UGT protesten de alguna manera. Así, el cuarteto PSOE, UP, CCOO y UGT cierra filas en torno al Ejecutivo y no moviliza a los trabajadores.

Dicha pasividad, obviamente, deja el terreno libre para que la extrema derecha sí lo haga y canalice el descontento social que asoma por todas partes. Lamentablemente, la inmovilización forma parte de esa «paz social» que se compra a través de los Presupuestos Generales del Estado, en forma de financiación a las dos centrales sindicales. Y es que la mano que te da de comer no se muerde

Para corroborar todo ello, Vox y su sindicato ultra ‘Solidaridad’, lamentablemente, se apoderan de la calle y convocan concentraciones de protesta mañana sábado ante todos los ayuntamientos del estado español. Poco nos pasa.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: