27 julio, 2021

La eficacia de implementar un software de gestión de almacenes para las tareas logísticas

Las tareas específicas que se realizan en un almacén son variadas y se corresponden con una parte muy importante del negocio. Contar con un almacén organizado y optimizado gracias a un sistema de SGA (Software de Gestión de Almacenes) permite que la preparación de pedidos, el empaquetado o el etiquetado de bultos, entre otras actividades, se pueda realizar de forma eficiente y con el propósito de que el almacén se convierta en un generador de ingresos y no en un coste adicional para la empresa.

Software para gestión de almacenes

El uso de un software de gestión para mejorar el funcionamiento de los almacenes es una opción altamente recomendable para todas las empresas que se dedican o tienen tareas logísticas entre sus servicios.

El trabajo en el almacén era básicamente manual hasta que llegaron los ventajosos sistemas de gestión informática, que han revolucionado de forma cuantitativa y cualitativa, el trabajo en los mismos.

La eficacia de un software de gestión de Almacenes, o como se conoce comúnmente SGA, es una herramienta fundamental a la hora de organizar y optimizar la cadena de suministro y la logística general de la empresa. Evidentemente, antes de establecer este sistema es preciso efectuar una investigación y un análisis exhaustivo sobre las necesidades específicas de cada entidad.

Picking o preparación de pedidos en el almacén

Cómo se preparan los pedidos en un almacén, es decir, la metodología que se sigue para organizar pedidos, ya sean pequeños (para particulares) como medianos o grandes (para minoristas o mayoristas), es un proceso denominado picking. Es evidente, que cuanto más rápido y preciso sea el picking, más exitoso se volverá el negocio. Es por ello que es imprescindible dedicar los recursos necesarios para que el picking en la preparación de pedido sea lo más eficaz posible, y para ello, lo ideal es contar con un software de gestión de almacenes.

Existen diferentes tipos de picking. Por una parte, el manual, el más utilizado hasta hace unos años, y en el cual es el trabajador el que se desplaza a través del almacén en busca de los productos que se deben preparar para un envío. Por otra parte, está el picking automático, en el cual es la mercancía la que llega hasta el trabajador de forma mecanizada, y el mismo se encarga de identificarlo y prepararlo para el envío. Este sistema no es nada económico para una pequeña o mediana empresa, y sólo se utiliza en grandes plataformas logísticas, que se pueden permitir implementar este tipo de tecnología.

Una tercera opción, la más recomendable desde el punto de vista económico y también analizando los resultados en el medio y largo plazo, es el picking asistido por SGA. Este método es un avance y una mejora del picking manual, pero evitando el alto coste económico que implica robotizar el proceso (en el caso del picking automático). Consiste en la utilización de un software que mejora y perfecciona el rendimiento, tanto del almacén como de otras áreas relacionadas. Su uso permite dar apoyo, no sólo al centro logístico en sí, sino también al resto de la empresa, puesto que optimiza todos los procesos, como en el caso de la distribución en planta del almacén o en la gestión del stock.

Beneficios de contar con un SGA específico

Una de las ventajas más destacadas del uso de un software de gestión de almacenes para las tareas logísticas es que se puede mejorar la gestión del tiempo de los empleados, ya que las operaciones de almacén tienden a ser complejas y esta herramienta reduce el papeleo, automatiza muchos de los procesos que antes eran manuales, centraliza el control y la visibilidad de los procesos de almacenamiento, mejora la gestión financiera del almacén y ayuda a alcanzar los objetivos planteados por la empresa a la hora, tanto de la rentabilidad como de la eficiencia.

Igualmente, la utilización de un SGA también permite una mejor gestión del espacio del almacén y de los recursos del mismo, puesto que mejora la eficiencia de cada operario, controla la caducidad de las existencias, calcula y controla los costes con precisión, racionaliza los procesos, y maximiza las ganancias con una mayor exactitud del inventario. Todo ello permite, en el medio plazo, que se pueda planificar un aumento en la productividad, que se pueda planear una expansión de las inversiones y que, en suma, se pueda llegar a transformar en un centro de crecimiento y no de costes para la empresa.

Empresas andaluzas de éxito gracias a sus SGA

El esfuerzo, el trabajo y la constancia continuada son aspectos fundamentales para conseguir el éxito de una empresa, a ello hay que sumarle saber tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado. En ese sentido existen varias empresas de éxito andaluzas, que gracias a la implementación de aplicaciones de software de gestión de almacenes están aumentando sus beneficios y mejorando los servicios que ofrecen a sus clientes de forma exponencial. Gracias al asesoramiento de un buen SGA especialmente diseñado para estos clientes, se han visto incrementadas sus ventas, ya que han integrado las nuevas tecnologías de forma específica, para que su gestión logística poco a poco se haya convertido en óptima.

Esta optimización de los procesos que forman parte de una cadena de suministros ha conseguido desarrollar un sistema que centraliza todos estos trámites con la finalidad de optimizar el almacenamiento por completo.

Otro ejemplo de éxito por la implementación de este tipo de tecnología es el sector de la distribución alimentaria en Cataluña, que mantiene su dinamismo en la región. Según rezan estos datos proporcionados por los líderes en información económica sectorial, en 2018 la superficie comercial minorista de base alimentaria en Cataluña aumentó en un 2,3% sus ventas, de la mano de los operadores más activos de la distribución. Esto se traduce en un total de 3.994 establecimientos minoristas que agrupaban entre sí más de 2,8 millones de metros cuadrados de superficie comercial destinada a la comercialización de bienes y productos de gran consumo.