La diputada de la CUP Eulalia Reguant ha acusado al gobierno de la Generalitat de haber amodorrado el conflicto político usando la mesa de diálogo, que ha convertido en una mera comisión bilateral.

En una entrevista a la ACN, Reguant ha lamentado que en este espacio no se aborde realmente el conflicto político y ha reprochado al ejecutivo de Pere Aragonès que dé el mensaje a la ciudadanía de que no hace falta que se movilice, porque “ya está él para abordarlo”.

Sobre que Aragonés les tendió la mano para pactar el presupuesto, Reguant dice que no tiene ningún sentido que se refiera a ellos como socios preferentes. “Es muy fácil hablar de socios preferentes, cuando en el día a día tienes unos socios efectivos, que son el PSC y los comunes”, ha remarcado.

La diputada cree que el Govern siempre ha preferido a En Comú Podem en lugar de la CUP. De hecho, el ejecutivo aprobó las últimas cuentas con Jéssica Albiach. “Que sean sinceros y honestos y que dejen de tratar a la gente como menores de edad. Que expliquen quiénes son sus socios y sus alianzas”, ha dicho.

El primer secretario del PSC, Salvador Illa, se ofreció al Govern esta semana para aprobar el presupuesto del próximo año. Pero Aragonès, en una entrevista a la ACN, lo descartó, porque decía que sus socios preferentes eran la CUP y los comunes.

Reguant cree que el presidente de la Generalitat no necesita negociar los números con Illa porque en el día a día, con las políticas que impulsa, “ya van de la mano”. Y ve difícil que acaben pactando: “Se basan en la estética, y hay elecciones municipales el próximo año.”

Cuando le preguntan si las relaciones entre el gobierno y la CUP se pueden reconducir, la diputada dice que depende del Govern, pero no lo ve posible si sigue haciendo las mismas políticas que hasta ahora. Dice que quisieran unas políticas “que vayan a la raíz de las cosas”, en materia de vivienda o emergencia climática. “Nos hubiera gustado ver a un gobierno que defendiera la renta básica universal como ha defendido la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno”, ha sentenciado.

La mesa de diálogo y las alternativas

La CUP no comparte la estrategia de Aragonès con la mesa de diálogo. “Se ha convertido en una comisión bilateral entre la Generalitat y el estado, un espacio de estabilidad entre gobiernos.” “No se aborda el conflicto político, porque lo duermes”, se ha quejado Reguant. “El conflicto sólo se resolverá con un país organizado, movilizado, y si el gobierno pone la agenda social como punta de lanza del proceso independentista.”

Aragonés dijo que no renunciaría a la mesa de diálogo aunque hubiera un gobierno de derechas en España, y Reguant ha respondido que la cuestión no es con quien se sentará, sino con qué condiciones.

¿La alternativa viable en la mesa de diálogo? “Blindar la soberanía del parlamento y que se hagan políticas que respondan a la precariedad laboral, a tener un techo bajo el que vivir, y que se aborden los elementos que hacen que la gente tenga las necesidades básicas cubiertas”.

La CUP también lamenta que tanto ERC como Junts descartasen “muy rápidamente” el referéndum que propusieron para esta misma legislatura: “Escocia lo ha puesto en la agenda. ¿Podemos aprovechar el debate que existe en la comunidad internacional para ubicar el derecho de autodeterminación en la agenda?”.

Reguant también dice que el independentismo está desmovilizado, y ha pedido organizarse de cara a un otoño que se prevé muy crudo para la mayor parte de la ciudadanía. “Hay que vincularlo a la necesidad de soberanía, la capacidad de decidir e impulsar la empresa energética pública que el parlamento aprobó”, ha explicado.

Por último, también se ha pronunciado sobre la propuesta “amplia” para la autodeterminación que Aragonès dijo que presentaría durante el debate de política general. “Son palabras que no dicen nada, porque el proyecto del referéndum siempre ha ido más allá del independentismo estricto. ¿Cuál es la novedad? Que lo explique.”

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: