Más de 150 investigadores de universidades y centros de investigación catalanes han firmado un manifiesto en el que rechazan la propuesta para unos eventuales Juegos Olímpicos de Invierno en los Pirineos en 2030. En el manifiesto, aportan datos científicos y bibliografía y concluyen que una eventual candidatura es «inaceptable» en el contexto actual de «crisis sistémica: climática, energética, sociosanitaria y económica». Los científicos indican que «no existen opciones verdes» para celebrar un acontecimiento como este y que estudios sobre otros Juegos Olímpicos de Invierno demuestran que son «insostenibles ambientalmente, económicamente y socialmente». «En el caso del Pirineo, la propuesta es altamente insostenible», ha afirmado al arqueólogo Ermengol Gassiot en la presentación del documento.

El informe presentado, ‘Manifiesto científico independiente ante la propuesta de Juegos Olímpicos de Invierno 2030 en los Pirineos’, recoge la «preocupación» de los investigadores por el «impacto negativo y las pérdidas que estos grandes acontecimientos deportivos pueden tener sobre las economías locales, los paisajes rurales y los ecosistemas de los Pirineos».

Los impulsores del manifiesto, que de momento cuenta con unas 170 adhesiones, indican que los datos científicos demuestran que el modelo socioeconómico para las áreas de montaña basado en el turismo de masas en que se enmarcan unos Juegos de Invierno es «incompatible con la crisis climática y los retos sociales y ambientales que afronta el territorio». Los investigadores advierten que anteriores Juegos han comportado «pérdidas de millones de euros públicos», «despilfarro de recursos escasos como el agua y la energía» y la «emisión de millones de toneladas de CO2 equivalente».

El manifiesto señala que actualmente un 30% de las estaciones de esquí de los Pirineos no son viables sin nieve artificial y que, según las previsiones, un 70% necesitarán artificial en el periodo 2030-2050 en un escenario de estabilización de emisiones, cifra que se eleva al 76% si se mantiene el ritmo actual de crecimiento. Los científicos destacan que utilizar agua para crear nieve artificial reduce la disponibilidad para otros usos y que unos eventuales Juegos sólo se podrían realizar con un «aumento del consumo de energía y de agua».

Los investigadores advierten también del impacto turístico sobre la biodiversidad de los Pirineos, con una «pérdida de hábitat y fragmentación ecológica», «sobreexplotación de recursos», «contaminación» o «introducción de especies exóticas». También alertan del riesgo que supondrían unos Juegos para la preservación de los yacimientos arqueológicos de la zona a causa de la ampliación de infraestructuras que implican.

Los científicos aseguran que la cita olímpica no aportaría riqueza a los Pirineos y muestran que estudios de acontecimientos anteriores demuestran que «no han tenido efectos positivos en el PIB de las regiones donde se han celebrado» y que se han observado «caídas de entre el 2,3% y el 2,7% (en comparación con el PIB nacional) durante el año de los juegos y posteriormente». Es más, sostienen que la propuesta «agravará el desequilibrio y la dependencia que sufren las comarcas pirenaicas».

Los impulsores del manifiesto piden inversiones urgentes en el Pirineo y «un proceso de planificación estratégica participativa para las comarcas de montaña desvinculado de la candidatura olímpica» para recuperar la población estable, la economía local, conservar la diversidad ecológica y los paisajes de alta montaña.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, manifestó hace unas semanas que unos eventuales Juegos en el Pirineo tenían que ser «sostenibles». En el manifiesto, precisamente, los investigadores afirman que «cualquier propuesta de Juegos Olímpicos de Invierno que se presente como sostenible será un intento de mercados y gobiernos de apropiarse de etiquetas verdes» y una «información engañosa que oculta los datos reales sobre la viabilidad técnica, ambiental y económica del turismo de demasiado en el contexto actual de emergencia climática».

En la presentación del documento, los investigadores han puntualizado que su intención es exponer datos científicos y ponerlas a disposición de la ciudadanía y que no es su papel rebatir ningún relato político ni entrar discusiones. Sí que han añadido que lo que se tiene que hacer es analizar los datos y esperan que posicionamientos diferentes también sean sostenidos con datos. Los investigadores están abiertos a presentar el manifiesto y los datos en el territorio. También han precisado que firman el documento a título individual y no representante ninguno de los centros donde investigan.

La presentación, en Barcelona, ha ido a cargo de Federica Ravera, investigadora del Departamento de Geografía de la Universidad de Girona (UdG); Ermengol Gassiot, arqueólogo de alta montaña y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB); Ariadna Nieto, experta en Prehistoria en la UAB y Andreu Ubach, investigador del Museo de Ciencias Naturales de Granollers.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: