La plantilla del servicio de limpieza viaria, recogida de residuos urbanos, alcantarilla y fuentes de la ciudad de Barcelona irá a una huelga total desde la noche del domingo 24 de abril a la noche del viernes 29 de abril.

Así lo ha anunciado el sindicato CGT, quien ha advertido que “se aproxima el caos” en Barcelona ante la interrupción de varios servicios en la limpieza de la ciudad, porque prevén que la ciudad se llene de basura y suciedad por la falta de limpieza durante el parón de cinco días.

Esta huelga se ha convocado para una plantilla formada por unas 4000 personas y afecta a toda la ciudad de Barcelona, con la consiguiente previsión de acumulación de basura en las calles y suciedad por falta de limpieza.

En un comunicado, el sindicato ha explicado que “el Ayuntamiento de Barcelona se llena la boca con lo de mejorar este servicio, que se requiere cerca de un 10% del presupuesto municipal, pero olvidando las condiciones laborales dignas de la plantilla”.

Para la CGT, las 4 empresas adjudicatarias de este servicio: FCC Medio Ambiente SAU, Corporación CLD Servicios Urbanos de Tratamiento de Residuos, Urbaser y Prezero España (antes Cespa),  “solamente quieren obtener beneficios, más de 2000 millones de euros en 8 años, a costa de su personal”. Según el sindicato, el incumplimiento de acuerdos previos y las malas condiciones de trabajo “han llevado a la plantilla a decir ¡basta!”.

Ante situación, la CGT y los trabajadores de la plantilla reclaman que se apliquen las siguientes medidas: Subida salarial del IPC que garantice la recuperación de la pérdida salarial de años anteriores y el actual desfase provocado por un IPC tan elevado; Condiciones dignas e iguales que el resto para el personal eventual y su conversión a personal fijo; Elección de la plantilla del turno, horario y servicio asignados; Reconocimiento y actualización de categorías por realizar superiores a las que corresponden; Eliminación de turnos de 7 días seguidos sin descanso y obligatoriedad del descanso mínimo de 2 días por semana; Basta de sanciones y despidos arbitrarios; Supresión de liberados sindicales permanentes y eliminación del enchufismo y los favoritismos; Convenio laboral propio que garantice unas condiciones de trabajo dignas.

La huelga coincidirá con el relevo de la de la contrata del servicio más caro del Ayuntamiento, que cada año se lleva un 10% del presupuesto. También con el cambio de contenedores en cinco distritos de Barcelona. Se trata de una renovación municipal que estaría poniendo en contra a vecinos, oposición y empleados por su “ineficiencia”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: