El Poblenou ha sido uno de los barrios más importantes de la ciudad de Barcelona desde su explosión en el siglo XIX.

En sus inicios, empezó como zona de lagunas rodeadas de juncos y, con los años, se convirtió en un referente industrial del país. La calle Pere IV es una de las calles más antiguas del barrio y se consolidó como su espina dorsal durante la época de industrialización.

Ahora, a lo largo de un itinerario enmarcado dentro del programa de actividades que el Museo de Historia de Barcelona (MUHBA) ha organizado el 27 de julio, conoceréis toda la información documentada de esta calle y su influencia en el barrio y en la Barcelona industrial.

A partir del recorrido descubriréis las características de la vía, que son muy fáciles de reconocer gracias a sus formas y edificaciones. El barrio de Poblenou y, en particular, la calle Pere IV han vivido claras transformaciones a lo largo de los años, con el establecimiento de fábricas de todo tipo: aceites, vinos, textiles, metal, gas, maquinarias, mosaicos, artes gráficas, pinturas, plásticos, alimentación… Todo para acabar siendo en la parte más industrializada de la ciudad.

Al auge siguió el cambio de usos. En los años sesenta se produjo un proceso de desindustrialización y se liberaron grandes solares ocupados por empresas de transportes, talleres o almacenes. Y más adelante, con los juegos olímpicos de 1992, se inició la gran transformación del barrio para acabar asimilándose con el Poblenou de la actualidad.

Para descubrir todos los secretos de la época industrial del Poblenou del siglo XIX no os podéis perder esta ruta impulsada por el MUHBA.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: