9 abril, 2021

La calle Pelayo de Barcelona pierde tres carriles de circulación para cederlos a los peatones

Empiezan las obras para doblar las aceras, que se delimitarán con pilones y 'panots' pintados en el suelo
Tramo de la calle Pelayo. (Google Maps)

Vuelven las obras a la calle Pelayo, en el centro de Barcelona, menos de un año después de la última actuación. Si hace un año estuvo cortado tres meses al tráfico privado -de mayo a septiembre- por las obras de remodelación de la estación de los Ferrocarriles de la Generalitat de Plaza Cataluña, ahora afronta la ampliación de las aceras, para dar más espacio a los peatones.

Será una «ampliación táctica» y provisional, a base de pilones y pintura de colores, que marcarán el nuevo espacio ganado por los peatones al tráfico privado, que pierde tres carriles de circulación. Las obras, que han empezado este domingo, afectan la calle Pelayo, desde la plaza Universidad hasta la plaza de Cataluña, incluido el cruce con las calles Balmes y Jovellanos, donde hay una entrada a la estación de los FGC y una a un centro comercial.

El proyecto, que se ha dividido en dos fases, estará terminado en noviembre y costará unos 127.500 euros aproximadamente. La primera intervención prevé ampliar la acera de mar de la calle Pelayo, desde plaza Universidad hasta la plaza Cataluña, a tocar de la Rambla de Canaletas. Se doblará, prácticamente, el espacio para peatones sacando un carril al tráfico privado. El transporte público mantendrá el carril que ya tiene y también se dejará un para servicios, incluida la carga y descarga.