19 octubre, 2021

Joe Biden mató al hombre equivocado, pero Occidente guarda silencio

Zemari Ahmadi.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha sido golpeado con una acusación bastante dura. La acusación consiste en que la Administración Biden podría haber matado al hombre equivocado, y a una familia de 10 afganos que incluía siete niños, en un intento de golpear a los combatientes del Estado Islámico. Intento, por cierto, que se ha descrito como exitoso por parte de los EE.UU.

Todavía no se conocen todos los detalles, pero así lo narra un informe detallado publicado por el New York Times.

Las pruebas del Times sugieren que el gobierno de Biden confundió a Zemari Ahmadi, un «trabajador de un grupo de ayuda estadounidense», al verlo «cargar bidones de agua en su maletero para llevarlos a casa con su familia».

«Obtuvimos imágenes exclusivas para identificar los últimos movimientos de Zemari Ahmadi, que murió en un ataque de un dron estadounidense en #Kabul. Haciendo recados en la oficina y cargando botes de agua en su coche, los militares podrían haber malinterpretado sus acciones«, explica el periodista del Times Christoph Koettl, que así lo ha asegurado en su cuenta de Twitter.

«El ataque mató a Ahmadi, de 43 años, que trabajaba para una organización con sede en Estados Unidos, y a 9 miembros de su familia. Los militares sabían poco de él, incluido dónde trabajaba o vivía. Siguieron su Toyota blanco porque decían que había ido a un refugio del ISIS esa mañana», dijo el periodista, que añade, «vimos ese coche repetidamente en las grabaciones de las cámaras de seguridad de la oficina donde trabajaba Ahmadi. Verificamos las grabaciones y nos dimos cuenta de los ajustes erróneos de la cámara visitando la oficina y cotejando una escena específica con una imagen de satélite del día de la huelga», dijo.

«Los compañeros de trabajo que conducían con él ese día nos dijeron que se subieron al coche sobre las 4 de la tarde. Todos negaron haber metido explosivos en un coche en el que se desplazaban a casa. En cambio, dijeron que sólo pusieron bolsas de ordenador portátil en el coche. Y que el maletero estaba lleno de bidones de agua», dijo Koettl, que continúa desarrollando todo el relato a lo largo de un hilo de Twitter.

Y es que explica que fue a esa misma hora, sobre las cuatro de la tarde, cuando el Pentágono dice que los analistas vieron en un vídeo de un dron a 4 hombres cargando paquetes en el coche. Al considerar que representaba una amenaza inminente, dispararon un misil Hellfire sobre la casa del hombre. Así, el Pentágono se lavó las manos diciendo que habían abordado la amenaza en Kabul, bajo el titular “destruyen un coche bomba”.

La realidad es otra bien distinta: asesinan a un hombre inocente que llevaba agua a sus siete hijos por pura negligencia.

Y es que, continúa Koettl, «los militares no sabían que ésta era su casa, y no la habían vigilado durante el día. Era su casa. Murieron diez personas, entre ellas siete niños, según la familia. El Pentágono no ha publicado ninguna prueba específica sobre el ataque estadounidense, incluidas las imágenes de vigilancia de los drones, los expertos en armamento que revisaron las fotos y vídeos del lugar de los hechos no pudieron encontrar pruebas de las explosiones múltiples y a gran escala que describió el Pentágono».

Podría ser que la familia y los amigos de la víctima estuviesen mintiendo, y que se tratase de un terrorista, pero las pruebas indican que no fue así.

Y es que citando al informe del New York Times: «Los oficiales militares dijeron que no conocían la identidad del conductor del coche cuando el dron disparó, pero lo consideraron sospechoso por cómo interpretaron sus actividades ese día, diciendo que posiblemente visitó una casa segura del ISIS y, en un momento dado, cargó lo que pensaron que podían ser explosivos en el coche«.

Los funcionarios de Biden describieron «explosiones subsiguientes sustanciales y potentes como resultado de la destrucción del vehículo, lo que indica que había una gran cantidad de material explosivo en su interior que podría haber causado más víctimas.» Pero el informe del Times indica que la administración mintió, pues las imágenes obtenidas no muestran precisamente eso.

La milicia americana cometió un grave error. Pero nadie dice nada, y Occidente calla ante la muerte de 10 personas inocentes, pese a las evidencias.

Puede que te hayas perdido