La Autoridad Catalana de Protección de Datos ha aceptado una denuncia presentada por la CUP contra los Mossos d’Esquadra por, presuntamente, realizar grabaciones sin la autorización del Departamento de Interior. La denuncia se centra en 55 grabaciones hechas durante manifestaciones, actos políticos o concentraciones entre el 1 de enero del 2017 y el 1 de mayo del 2021.

Desde la CUP alertan que estas imágenes podrían haber sido utilizadas en investigaciones o procedimientos penales. Estos hechos podrían suponer una vulneración de los derechos a la propia imagen, al honor, derecho a la manifestación, a la libertad ideológica y de expresión, y, por último, derecho a la participación política. También consideran que representan una prueba de la persecución por parte de los Mossos hacia la disidencia política.

Las 55 grabaciones que ahora se investigan son las que se habrían hecho sin autorización del Departamento de Interior. A preguntas de la CUP, la Consellería de Interior informó que, en los últimos dos años, los Mossos han hecho 99 grabaciones, de las cuales solo 44 contarían con la autorización necesaria.

Según explica Interior, los Mossos d’Esquadra solicitan la autorización para utilizar equipos de grabación en los casos en que se prevé la existencia de un peligro concreto para la seguridad pública, sin poder concretar cuáles serán las acciones que finalmente se llevarán a cabo. En consecuencia, al desconocer si se grabará a personas identificadas preventivamente, no se solicita por este motivo la autorización del uso de equipo de grabación.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: