INVASIÓN DE GALLEGOS Y CANARIOS EN NOU BARRIS

alt50 canarios, 70 gallegos de Lalín, 20 de Cerceda y otros tantos de Redondela tomaron el pasado fin de semana el barrio catalán de Nou Barris. El motivo: la celebración de la ya tradicional Foliada, el festival de intercambio social y cultural organizado, en esta ocasión, por la asociación cultural Tarabela de Lalín, La Barriada de Las Palmas de Gran Canaria, la Red Catalana de Galegos en Barcelona

 

Texto: Estefania Perez Fotos; Francesc Sans

alt

 

50 canarios, 70 gallegos de Lalín, 20 de Cerceda y otros tantos de Redondela tomaron el pasado fin de semana el barrio catalán de Nou Barris. El motivo: la celebración de la ya tradicional Foliada, el festival de intercambio social y cultural organizado, en esta ocasión, por la asociación cultural Tarabela de Lalín, La Barriada de Las Palmas de Gran Canaria, la Red Catalana de Galegos en Barcelona y la Coordinadora Cultural de 9Barris Barcelona. Se trata de la quinta edición de esta ‘xuntanza’ entre gallegos y catalanes que, como en ocasiones anteriores, ha logrado reunir a más de 200 personas.

 

Culturas encontradas

Tenemos que remontarnos hasta 1998 para encontrar los orígenes de este festival. Por aquel entonces llegaba la Caravana de Culturas al Ateneu Popular de Nou Barris, una increíble ‘xuntanza’ cultural en la que participó el grupo Os Diplomáticos de Monte Alto. Fue esta organización la que descubrió un barrio lleno de vida y con identidad propia, donde las singularidades de pueblos como el gallego, el andaluz y el catalán se encontraban. Esta fue la primera incursión gallega pero, un año más tarde, llegaba también el colectivo cultural O Garbanzo Negro que, después de numerosas colaboraciones en la programación y las producciones propias del Ateneu, finalmente se unió a la asociación catalana. La residencia de este colectivo en el Ateneu sirvió de puente entre Galicia y Cataluña y culminó en la organización de la Foliada. ‘En 2003 hubo una primera edición, pero las siguientes comenzarían en 2006 ya que inicialmente iba a ser sólo una reunión. No había intención de hacer este festival, pero en 2006 recuperaron la idea y se volvió a hacer en Barcelona’, nos comenta Mariona Soler, miembro de la organización de este año.

 

La venida atlántica en el año 2003 se presentó como una muestra, durante tres días, que abarcaba las diferentes facetas de la cultura gallega: la literatura, la música, el teatro, la gastronomía y el folklore. ‘Ya a partir del año siguiente a la celebración de la segunda edición en 2006 comenzó la idea, desde Nou Barris, de marchar fuera, a alguno de los pueblos que habían hecho la Foliada aquí. Lo denominamos la ‘Gresca’ que tiene un significado similar a foliada’, asegura Mariona. Desde aquel momento, catalanes y gallegos celebran su particular ‘Foliada’ cada año en un lugar diferente, aunque manteniendo siempre Nou Barris como punto de encuentro en Catalunya. ‘No lo hacemos nunca con el mismo pueblo de Galicia. Es un intercambio de Nou Barris con pueblos diferentes de comunidad gallega; en 2007 lo hicimos en Cerceda y en 2009 en Redondela’, aclara la organizadora.

 

Adhesión canaria

Por ‘foliada’ se entiende tradicionalmente fiesta, diversión nocturna en la que la gente se reúne para cantar y bailar. También encuentro bullicioso en el que interviene un grupo numeroso de personas. Pero Mariona nos asegura que en esta Foliada hay cabida para mucho más: ‘procuramos también que haya un eje transversal que tenga un contenido más reivindicativo y que sirva para impulsar alguna lucha o reivindicación del pueblo o barrio donde se haga la Foliada’.

 

El festival de este año, al igual que los anteriores, ha tenido una duración de tres días. Un fin de semana en el que compartir cultura, literatura, ideales, folklore y gastronomía. La peculiaridad de esta edición ha sido la presencia de canarios. ‘Este año lo hemos hecho con Canarias y con Lalín porque uno de los actuales encargados de la Asociación la Tarabela de Lalín, fue dinamizador del Casal de Joves de Roquetes durante muchos años y justo el año pasado regresó a su tierra y se incorporó en este proyecto allí. Y con Canarias nos ha pasado lo mismo, con el dinamizador del Casal de Barri Prosperitat, que después volvió a Canarias y se introdujo en el movimiento canario’, nos aclara Mariona.

 

Durante estos tres días se programaron varias actividades, tanto lúdicas como sociales. Desde talleres de juegos, sesiones jam, pasacalles o muestras gastronómicas de los tres lugares. También hubo cabida para la música; Lalín inundó el barrio con las actuaciones de los grupos locales Atmósfera 0, Second Army, Pandeiromus y Linho do Cuco. Éstos compartieron cartel con La Nueva Tralla Canalla e Hijos de Conchita, de las Palmas, y con Drink Hunters y Morosito, del propio Nou Barris. Pero además, varias compañías de teatro, títeres y circo amenizaron las tardes a los presentes. ‘Cuando coges todo un grupo de gente, la quitas de su ámbito natural cotidiano y la mueves es como aquello que sucede cuando te vas de viaje y te encuentras a alguien que habla tu misma lengua; siempre intentas conversar con él o ella. En cambio aquí no lo saludarías nunca. Con la Foliada se crea una cohesión social muy fuerte’, asegura Mariona.

 

Subvenciones en crisis

La Foliada es posible, en gran medida, gracias a las subvenciones de los diferentes gobiernos autonómicos. Pero, como en todo, la crisis comienza a hacer mella en este tipo de iniciativas. ‘Tenemos un acuerdo con el Centro de Cultura Popular y Tradicional de La Generalitat. Los años en los que la Foliada se celebra aquí, este organismo pone 20.000 euros y cuando vamos a Galicia, 30.000, y lo mismo sucedía con la Xunta de Galicia. Pero ya el año pasado tuvimos problemas.  Conseguimos los 20.000 euros de la Generalitat pero la Xunta no puso nada tras el cambio de gobierno, tras la llegada del PP al poder. Los gallegos con los que hemos hablado  aseguran que la entrada del Partido Popular ha supuesto una descomposición total de todas las ayudas y de todas las dinámicas de ayuda a la cultura popular y tradicional gallega’, nos comenta la organizadora. En este sentido, cabe reseñar que los participantes gallegos han sido los únicos que, en esta ocasión, carecieron de financiación pública para acudir a esta cita, puesto que la Generalitat de Catalunya y el gobierno canario sí realizaron sus respectivas aportaciones. Como bien nos comentaba Mariona, en anteriores ediciones la Fundación Xacobeo sí destinaba una partida a la Foliada, pero en esta edición los grupos gallegos tuvieron que costear sus propios billetes de bus hasta el aeropuerto compostelano, mientras que el viaje en avión hasta Barcelona se financió con el dinero proporcionado por el ejecutivo catalán.

 

{morfeo 76}

No podíamos despedirnos de Mariona sin antes preguntarle por la Foliada de 2011. Un nuevo encuentro socio-cultural cuyo destino parece ser que, por el momento, se desconoce. Mariona Soler nos lo explicaba: ‘la Foliada es mutante: cada año hay gente nueva en la organización, la mayoría son voluntarios, y se trabaja con otros pueblos y otros colectivos que aportan nuevas ideas. Ahora, por ejemplo, ya estaban hablando de que el año siguiente fuese en Canarias y el siguiente en Lalín; así que la Foliada puede que a partir de ahora no se celebre cada dos ediciones en Barcelona, sino cada tres. No sé, cada año es un proyecto diferente según la gente que lo compone’.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*