Pueblos indígenas y activistas recuerdan como la minería contraviene derechos ya reconocidos de las comunidades y los ejidos; en tanto que continúan alzando la voz en contra de los megaproyectos que afectan a sus territorios. Así, habitantes del pueblo de Tlacoltemi, Puebla, se manifestaron frente a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en demanda de que se declare la inconstitucionalidad de la Ley Minera, por no contener previsiones en materia de consulta indígena previa, como requisito para otorgar concesiones.

Los manifestantes entregaron 10 mil 698 firmas recabadas mediante una plataforma de internet para apoyar sus demandas, así como 40 actas de comunidades del municipio de Ixtacamaxtitlán, vecinas a la zona. Los manifestantes impugnaron legalmente la concesión otorgada a la empresa Minera Gorrión para explotar a cielo abierto yacimientos de oro y plata en la Sierra Norte de Puebla. La firma canadiense Almaden Minerals Ltd. es la dueña de la minera que obtuvo el título de concesión.

La comunidad de la zona impugnó esta concesión desde 2015, el caso a sido objeto de numerosas impugnaciones, que la llevaron finalmente hasta la SCJN. Este amparo está listado para resolverse el próximo miércoles en la Primera Sala, por lo cual los manifestantes exigieron que los ministros dicten un fallo que los favorezca.

Otros proyectos relevantes

Actualmente, en México existen 24.066 concesiones mineras, distribuidas en lo que representa cerca del 9% del territorio nacional. Desde el inicio del actual gobierno a finales del 2018 se instruyó no otorgar nuevas concesiones. A pesar del entorno cada vez más complejo, México cuenta con una cartera de más de 20 proyectos mineros que requerirán más de US$ 8,000 millones para entrar en operaciones hacia 2028.

En 2022 comenzarían la producción diversos proyectos pequeños, como el activo de plata y oro Las Chispas (US$ 164 millones) de SilverCrest Metals y el proyecto de cobre Pilares (US$ 159 millones) de Southern Copper, además de La Yaqui Grande (US$ 137 millones), que será una nueva operación en la mina de oro Mulatos, de Alamos Gold.

También se planifican grandes avances en el proyecto de litio de Sonora y los activos de cobre El Pilar (US$ 310 millones) y Buenavista Zinc (US$ 413 millones) de Southern. Todos ellos están en camino de comenzar a producir en 2023. A fines de 2021 debieran empezar a operar el proyecto de oro Camino Rojo (US$ 134 millones) de Orla Mining y la operación de plata y oro Juanicipio (US$ 440 millones), en manos de Fresnillo y MAG Silver.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: