La quinta jornada de huelga indefinida convocada por la Plataforma para la Defensa del Sector de Transporte de Mercancías en protesta por el precio del gasóleo mantiene en jaque al país.

Los paros han provocado los primeros cierres en fábricas del sector alimentario y la alarma por falta de abastecimiento. La huelga y los bloqueos de carreteras han obligado a parar a puertos pesqueros y a fábricas harineras, sector ganadero y  acuicultura.

Los problemas de suministro, van en aumento y comienza a hablarse de escasez en Mercamadrid, Mercabarna o Mercacórdoba.

Mientras, otros sectores vinculados advierten de paros en su producción si se mantiene el conflicto.

En el caso de Mercamadrid, se ha registrado este jueves el acceso de un 62 % de vehículos abastecedores respecto al mismo día de la semana anterior, lo que supone una «leve mejoría» que «no cambia la situación» tras una semana que suma un descenso del 50 % en las descargas por la huelga de transportes.

Por sectores, este jueves han llegado a Mercamadrid el 60 % de los camiones abastecedores en frutas y hortalizas y en pescados, la mitad.

La asociación de los mayoristas de frutas de Mercamadrid, Asomafrut, ya advirtió ayer sobre posibles problemas de abastecimiento de frutas y hortalizas si persiste la huelga de los productos más perecederos, como fresa, berenjena, calabacín y tomate.

El sector lácteo para y el aviar pide prudencia

El desabastecimiento de leche y de productos lácteos «se está notando ya» en los lineales de los supermercados «a causa del bloqueo del transporte», según la interprofesional (Inlac) y alerta de que la huelga de transportes «provoca el colapso de ganaderías y fabricantes». La interrupción en la circulación de camiones «está poniendo en peligro» el suministro de piensos a las granjas, de embalajes y materiales a las plantas de producción y la salida de leche y otros productos lácteos terminados hacia los supermercados.

Por su parte, el sector de la carne de ave ha pedido responsabilidad a los convocantes para evitar «graves problemas» en la cadena agroalimentaria.

No disponer de corredores de transporte «ágiles implica un grave problema»para la cadena de conservación, así como para el abastecimiento de los canales de distribución para atender la demanda de la población, han reiterado desde la interprofesional. Avianza ha instado a la Administración del Estado, a las asociaciones de transporte y a los organismos implicados a que tomen medidas para asegurar los servicios mínimos adecuados.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Planas, ha confirmado este jueves que los convoyes para garantizar el abastecimiento de alimentos debido a la huelga de transportes “están funcionando”.

Sobre la huelga, Planas ha reiterado que son un “grupo minoritario” que usan la “coacción” y la “violencia” para que el “abastecimiento no sea normal”. En este sentido, ha adelantado que el Gobierno usará “toda la firmeza que sea necesaria” para garantizar el abastecimiento.

El Gobierno asegura que la cadena de distribución está garantizada pese al paro

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha asegurado en la mañana de este jueves que la cadena de distribución «está garantizada» pese al paro de transportistas.

«Vamos a garantizar que se produce la correcta distribución, que no se corten las cadenas de aprovisionamiento», ha respondido la ministra en el Congreso de los Diputados. «Vamos a ser contundentes en la actuación, pero también en la adopción de medidas», ha destacado la ministra, con las mismas palabras con las que se manifestó en la jornada previa el responsable de Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Sobre una posible reunión con la plataforma que ha convocado el paro, la ministra ha negado esta hipótesis, diciendo que su único interlocutor es el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), «que representa al 90% del sector, a pequeñas empresas y autónomos». «Nos reunimos ayer y vamos a seguir trabajando con ellos», ha afirmado.

Los carburantes siguen al alza

La gasolina y el gasóleo han vuelto a superar sus máximos históricos tras dispararse en la última semana un 9,9 % y un 15 %, respectivamente, pese a la caída del precio del petróleo ante el avance en las negociaciones entre Ucrania y Rusia.

Algo está sucediendo en el sistema español de suministro de carburantes, algo está haciendo mal el gobierno de España, cuando los precios internacionales del crudo bajan y, sin embargo, los consumidores españoles padecen subidas escasamente justificables de gasolina y gasoil.

Según los datos difundidos este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), que recoge el precio medio registrado en más de 11.400 estaciones de servicio españolas entre el 8 y el 14 de marzo, la gasolina se vende en España a una media de 1,844 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hace a 1,817 euros.

Tras esta nueva subida, la undécima consecutiva para ambos carburantes, la gasolina se sitúa ya un 21,1 % por encima de su precio récord, que estuvo vigente más de nueve años hasta que se superó a finales de enero, mientras que el gasóleo marca un precio un 25,7 % superior a su anterior máximo, también de 2012.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: