26 septiembre, 2020

Guía de compras sobre congeladores. Consejos y recomendaciones

congelador

El congelador, ha conseguido particular importancia en el hogar, gracias a las muchas ventajas que ofrece en la vida diaria. Por ejemplo, favorece la planificación en cuanto al almacenamiento de ciertos alimentos, pudiendo cocinar y volver a guardar ciertas raciones. Asimismo, permite la conservación de los alimentos para su consumo a largo plazo.

En definitiva, se trata de un electrodoméstico de gran utilidad que no debe faltar. Además, con el paso del tiempo ha aparecido una amplia oferta de Congeladores baratos en el mercado. Por ello, te ofrecemos esta guía de compras, la cual te ayudará a elegir el congelador que más se adapte a tus necesidades.

Tipos de congeladores

En general, estos electrodomésticos se pueden clasificar en dos tipos: congeladores horizontales y congeladores verticales. Los primeros, también conocidos como cofres o arcones, durante mucho tiempo muy populares, se caracterizan por disponer de una mayor capacidad de almacenamiento.

Mientras que los verticales, disponen los alimentos de arriba a abajo como una especie de armario con cajones y compartimentos. Recientemente, estos

se han alzado como los favoritos debido primordialmente a la practicidad de sus divisiones. Además, destaca que por su distribución, los congeladores verticales baratos ocupan menos espacio físico en la cocina. Sin embargo al final del día, todo dependerá de las necesidades de cada hogar.

Tamaño y capacidad

Desde luego, un punto clave en la compra del congelador es el espacio físico que se dispone para colocarlo. En este sentido, se puede distinguir un tercer tipo de congelador, clasificado, según sus medidas, como pequeño. Este, es ideal para las personas con una cocina pequeña o con unas necesidades más reducidas.

Sin embargo, tanto si es este el caso como si no, se recomienda tomar las medidas del lugar donde se dispondrá el equipo. De esta forma, se podrá corroborar fácilmente si el congelador deseado se ajusta al espacio disponible.

Además, tanto si se trata de congeladores horizontales baratos o congeladores verticales, conviene centrarse en la capacidad interna del propio congelador. Para una familia de cuatro miembros, lo ideal es uno con una capacidad de por lo menos 520 litros. Mientras que para familias más numerosas o para quienes realizan compras de mayor dimensión, conviene mantenerse por encima de los 850 litros.

Eficiencia energética

Este, es otro factor clave en la compra de cualquier electrodoméstico. El congelador, supone una parte del consumo eléctrico del hogar, y por tanto de la factura de la luz. En este sentido, es fundamental valorar cuales permiten un mayor ahorro energético y eficiencia.

Para conseguir este equilibrio, la mejor estrategia es fijarse en la correspondiente etiqueta del producto, la cual debe señalar el nivel de eficiencia energética. Estos son aquellos identificados como ENERGY STAR, que por la utilización de materiales altamente aislantes y compresores de alta eficiencia, garantizan una congelación optimizada.

Por otra lado, hay que tener en cuenta que aquellos con dos puertas, también favorecen el ahorro eléctrico. Pues, permiten acceder a determinados compartimientos, sin perder temperatura en el resto del congelador.

Potencia de refrigeración

La potencia de refrigeración, hace referencia a la cantidad de alimentos, cuantificada en kilos, que puede congelar en un periodo de 24 horas. Los más comunes son aquellos que superan los 20 grados bajo cero. A fin de que el usuario pueda evaluar este aspecto más fácilmente, los fabricantes incluyen en la etiqueta una clasificación que va de una a cuatro estrellas.

En el caso de los congeladores, se debe preferir aquellos identificados con cuatro estrellas. Estos son los únicos capaces de conservar los alimentos durante varios meses y, además, congelan correctamente alimentos frescos. Algunas personas, consideran que un congelador de tres estrellas es suficiente, pues también conservan los alimentos por varios meses. Sin embargo, pasan por alto que este será siempre un periodo de tiempo inferior al de cuatro estrellas. Además, son más susceptibles a la pérdida de frío al abrirlos.

Simplicidad en su limpieza

Este punto, puede pasarse fácilmente por alto, pero es sumamente importante en el funcionamiento posterior del electrodoméstico. Pues, como es de suponer, cualquier congelador requiere de una adecuada limpieza regular que asegure no sólo el desempeño del aparato, también la higiene de los alimentos que este contiene.

Sin embargo, surge otro inconveniente: no siempre hay tiempo para dedicarse a la limpieza del congelador. Por ello, es preciso decantarse por un congelador con tecnología No Frost. Este sistema genera frío de manera uniforme, mejorando la conservación de los alimentos y sobretodo evitando que se deba descongelar el aparato manualmente.

En su lugar, el innovador sistema se encarga de descongelar automáticamente el electrodoméstico, llevando el agua a un compartimiento muy cerca del motor.  Una vez allí, por efecto del calor irradiado por el motor, el agua se evapora. Este proceso ocurre cada cierto tiempo, y como resultado la limpieza se torna mucho más fácil y rápida. 

Real Time Web Analytics