Gavin Lashley: “Si en Escocia gana el no a la independencia será la victoria del miedo”

altNatural de Edimburgo, Gavin Lashley (28 años) lleva cinco meses viviendo en Montblanc, donde desarrolla como voluntario un programa de la Unión Europa sobre agricultura ecológica que pretende estrechar vínculos entre ciudadanos del viejo continente. Está aprendiendo catalán y aguarda con expectación y curiosidad el referéndum escocés del 18 de septiembre y la consulta catalana del 9 de noviembre.

 

 

 

alt

 

Natural de Edimburgo, Gavin Lashley (28 años) lleva cinco meses viviendo en Montblanc, donde desarrolla como voluntario un programa de la Unión Europa sobre agricultura ecológica que pretende estrechar vínculos entre ciudadanos del viejo continente. Está aprendiendo catalán y aguarda con expectación y curiosidad el referéndum escocés del 18 de septiembre y la consulta catalana del 9 de noviembre. Concibe la independencia de su país como un paso para la regeneración democrática hacia una sociedad más justa y sostenible. Confirma la fraternidad entre Escocia y Catalunya aunque destaca matices importantes entre ambos procesos hacia la autodeterminación. Alucina con el hecho de que el gobierno de Mariano Rajoy impida una votación a la que él dio formalmente su apoyo aunque prefiere conocer más en profundidad el pueblo catalán antes de decantarse por el o por el no.  

 

Las encuestas apuntan a que en Escocia saldrá el no a la independencia. ¿La sociedad escocesa está dividida?

 

“Hace un año el apoyo a la independencia estaba entorno al 30% pero está creciendo, está sobre el 40-42%. Desde marzo estoy viviendo en Montblanc, tengo muchos amigos y contactos en Escocia para explicar la situación allí, el pasado febrero noté que el apoyo estaba creciendo, había mucha gente indecisa, pero inclinándose más hacia el . Para lo importante es que la campaña del no es la más negativa que existe”.

 

¿Son amenazas que os quedaréis en el espacio sideral?

 

“Como que tendremos que pagar por el aire o algo así, amenazas ridículas, algunas tienen poco sentido. O la moneda: que a Escocia la echaran de la moneda no tiene sentido para nadie, sólo sirve para amenazar a la gente, más que nada gente de negocios. En 2017 en Gran Bretaña habrá un referéndum para decidir si nos quedamos o no en la Unión Europea, en las últimas elecciones europeas el partido independentista de Bretaña ganó y hay mucho apoyo, más en Inglaterra que en Escocia, a la idea de que Gran Bretaña estará mejor fuera de la Unión Europea, entonces esas amenazas contra Escocia no tienen sentido. Hay otras amenazas: que no tendremos dinero para pagar las pensiones…”.

 

Lo mismo que aquí. ¿Cuáles son los motivos de la gente del ? ¿En qué mejoraría la situación de Escocia?

 

“Para es muy práctico, no es esa gran sensación emocional o el sentido romántico de la independencia, 60 escaños del parlamento británico son escoceses, es como el 10% del total, entre los 60 hay uno que es conservador y es el partido que está en el poder en Gran Bretaña, es poco democrático, es el motivo más obvio, queremos un gobierno más cercano, porque Londres está bastante lejos de Escocia. El sistema democrático en Gran Bretaña es el menos democrático de Europa, tiene dos cámaras, en una de ellas votamos pero es muy complicada, no es proporcional, la otra cámara es la de la nobleza, no tiene nada que ver con el pueblo, es hereditaria. También es muy importante el tema de las armas nucleares, hay mucho sentimiento de rechazo a ellas en Escocia, donde existe un programa de desarme y en Inglaterra no hay un sitio adecuado o sería muy difícil encontrarlo, como antimilitarista para es un paso muy importante. Y tenemos una cultura política distinta, tenemos más igualdad y justicia social y un sistema sanitario menos privatizado, educación libre gratis para los universitarios, en cambio en Inglaterra tienen que pagar 10.000 euros anuales para estudiar, es una diferencia muy grande. No somos independientes pero ya ves las diferencias entre Inglaterra y Escocia. No soy muy romántico, no creo que la independencia vaya a resolverlo todo pero es un paso, en este sentido soy práctico…”.

 

Es un medio para conseguir una sociedad mejor, no una finalidad en misma…

 

“Sí, puede ser y puede ser que no también pero tendremos muchas más oportunidades cuando estemos libres de ser como el sur de Inglaterra, ese mar de conservadurismo y todo eso”.

 

¿Cuáles son las razones del no?

 

“Me cuesta porque cuando intento razonar con los partidarios del no es una conversación muy corta porque es muy emocional”.

 

¿Sus razones son más identitarias?

 

“Sí, eso es muy importante, nacionalismo y patriotismo es mucho más importante en la campaña del no, Cameron dijo que tienen siete meses para salvar el mejor país del mundo, qué fuerte. Cuando les pregunto a los partidarios del no por qué están en contra de la independencia de Escocia responden: ‘queremos la moneda’, y yo les respondo que pero podemos tenerla, ¿cómo sabes que no la tendremos?; otra razón es ‘porque mi padre es inglés’, y les digo, bueno el mío también, o dicen ‘no quiero una frontera’, también hay fronteras entre Alemania y Francia o ‘me siento británico’, ah ok, yo también pero no quiero un gobierno conservador, ‘no me gusta Alex Salmond’, a tampoco me gusta ¿pero prefieres a Cameron? Y te responden que no. Me fastidia un poco, al final los del no no quieren hablar y tienen miedo, éste es el motivo, yo no soy imparcial pero para suena a miedo”.

 

¿En su familia cómo lo ven?

 

“Mi padre es del norte de Inglaterra y está a favor, hay muchos ingleses a favor de independencia, porque no es algo muy de corazón, especialmente los ingleses de izquierda, la mayoría a favor. En una encuesta vi que en Escocia hay más ingleses en contra, claro. Cuando he hablado con ingleses sobre el tema tienen miedo, dicen: ¿me atacarás?, las amenazas y miedo funcionan mejor con los ingleses que viven en Escocia, imaginar que puede haber un muro entre los dos países… Mi padre estaba indeciso antes pero con las amenazas y la actitud se ha convertido, mi madre también están a favor.

 

¿Ve similitudes con el proceso catalán? Cameron deja votar pero Rajoy no, todavía es menos democrático…

 

“Aquí no hay un debate, existen los que dicen y los que niegan, no hay gente que entre en razones de por qué no quieren una Catalunya independiente, es la gran diferencia, por lo menos allí hay un debate y un referéndum. ¿Comparación? En Catalunya parece una cuestión más cultural, lingüística también, mi impresión es que aquí hay más apoyo al .

 

Se calcula que está sobre el 50%…

 

“Aquí parece que para la mayoría de la gente es una cuestión más importante, en Escocia es algo muy nuevo. Digo eso pero no si sabes que en 1979 hubo un referéndum, más gente votó por el pero había un requisito que al menos un 50% tenía que votar por el y salió sobre un 40% y pico y un 30% no, entonces no era suficiente, fue la época del petróleo…Otra diferencia es que pregunto a la gente de aquí para qué quieren la independencia y la respuesta no parece que sea para tener una sociedad más justa y no veo grandes diferencias entre CiU y el PP, es muy diferente al partido nacionalista escocés. En Escocia tenemos un sistema sanitario mejor, más público, Catalunya es la comunidad española con el sistema sanitario más privatizado, entonces en este sentido no me da mucha confianza que una Catalunya independiente sea un país más justo o menos corrupto que lo que hay ahora, son como señales, tampoco creo que fuera peor, hay partidos como la CUP que me interesa mucho, no hay un partido así en Escocia, allí es mucho más de centro. En Gran Bretaña hablan de guerra y todavía quieren ser los amos del mundo, esa mentalidad imperialista. Tengo amigos en la CUP y, claro, no les gusta CiU, lo que quieren es demasiado distinto. Ni en Escocia ni en Inglaterra hay partidos políticos muy de izquierdas, aquí es más disperso, derecha e izquierda, en Escocia tenemos una sociedad más justa, estamos de acuerdo en eso, vamos…”.

 

¿Son muy diferentes Mas y Salmond?

 

“No conozco a Mas muy bien, pero vi una entrevista con Jordi Évole con preguntas muy honestas, le preguntaba si con la independencia habría menos peajes o se garantizarían las pensiones… y le respondía no. Era muy honesto, un político así en Gran Bretaña no sale bien, allí tiene que mentir o evitar la pregunta o andarse por las ramas. En esta entrevista Mas pareció muy honesto y negativo y no me gustó. No sabía para qué quería la independencia, entiendo que hay razones de lengua y tal”.

 

No si en Escocia pasa como en Catalunya, que el fenómeno ha nacido en la calle, viene de la gente vía manifestaciones…Mas está de alguna manera obligado por la gente, ¿pero Salmond también? ¿El independentismo en Escocia viene del pueblo o de los políticos?

 

“Allí es un poco más complicado, el partido laborista de Gran Bretaña, desde la era de Tony Blair es un partido de centro-derecha, entonces en Gran Bretaña no hay un partido de izquierdas, es un poco absurdo. Escocia es un país con una fuerte tradición socialista, la gente perdió un partido que les representara y el partido nacionalista ocupó ese espacio vacío y mucha gente cree que por ese motivo este partido ganó dos elecciones consecutivas y en la segunda la mayoría. Siempre quedó claro que si conseguían la mayoría harían un referéndum, mucha gente votó para el partido nacionalista sin un deseo de independencia, les caían bien y no que pasó con el partido laborista. Cuando se anunció el referéndum el apoyo era de un 30% pero allí este tema ha creado un debate más abierto sobre cuestiones importantes como por ejemplo la diferencia económica entre Londres y el resto del país, es como que Londres es otro país, las subvenciones y la actitud de los políticos británicos, muy condescendientes, todo eso está más claro con el referéndum, hay cosas que ayudan al apoyo, no puedo decir que es algo que venga del pueblo o de los políticos, es algo muy dinámico. Aquí hay muchas cuestiones como por ejemplo de igualdad, feminismo que no se hablan, es como si primero quisieran conseguir la independencia y después ya tratarán esos temas, para los métodos para conseguir algo demuestran mucho sobre lo qué quieres hacer”.

 

Pero la CUP e ICV defienden el proceso nacional en paralelo con el social…

 

“Sí, para si ahora dejas cosas importantes que abordar y priorizas la independencia, aún cuando la consigas, puede pasar otra cosa que impide debatir sobre esas cuestiones, puede suceder si hay deseo, gente con muchas ganas de abordar estas cuestionas juntas, no sólo enfocarlo exclusivamente en independencia, eso no me gusta. Por ejemplo la CUP lo aborda todo a la vez y está muy bien. En el tema de la monarquía o república, una Escocia independiente todavía tendrá reina inglesa”.

 

Es un tema delicado…

 

“No el apoyo que tiene la monarquía en Escocia, conozco mucha gente en contra, pero no es algo importante para la gente. Mejor dejemos esta cuestión”.

 

¿Desde Escocia como se ve el proceso catalán? Es complicado porque los medios están en Madrid, hay manipulación, radicalizan partidarios…

 

“El mensaje no parece muy manipulado, vi una entrevista a Mas en la BBC…”.

 

El president de la Generalitat habla inglés y francés bastante bien, cosa que no se puede decir de Rajoy…

 

“A Rajoy a veces me cuesta entenderlo en castellano… en Escocia hay mucha esa sensación de fraternidad con Catalunya, allí ven injusto que no pueda haber referéndum. Rajoy también entró en el debate de Escocia, siempre amenaza como David Cameron y dice que Escocia quedaría automáticamente fuera de la Unión Europea. La gente en Escocia sabe que ese tipo tiene otros motivos, ¿por qué le importa Escocia?, muchos sabemos que si Escocia quedara fuera de la UE sería complicado porque el dinero que entra y sale está calculado…”.

 

¿Se ha calculado si una Escocia independiente sería económicamente viable?

 

“No quiero decir eso, digo que sería complicado echar Escocia de la UE porque ya está contado el dinero que viene de Escocia y hay mucha gente de Europa que vive en Escocia. ¿Por qué Rajoy no quiere una Escocia independiente? Claro, no es un mensaje para nosotros sino para Catalunya, Rajoy no cae bien aquí. La sensación es de fraternidad con los catalanes y hay escoceses que piensan que son iguales que los catalanes, pero para no lo somos”.

 

¿Somos muy distintos?

 

“Para los movimientos independentistas son diferentes, los motivos son distintos pero hay sensación de fraternidad”.

 

¿Los que están en contra de independencia de Escocia también lo están contra la de Catalunya?

 

“Eso no lo , no lo puedo decir. Nunca he tenido una conversación larga con los partidarios del no, es incómodo para ellos”.

 

¿En Escocia hay economistas que han calculado que Escocia podrá sobrevivir si es independiente?

 

“Sí, existe un grupo llamado Business for Scotland que se dedica a eso, para esas cuestiones me importan hasta cierto punto, para es desviar la atención a las cuestiones más importantes, lo importante es como compartimos recursos, la relación con la naturaleza, la democracia. Se han hecho muchas investigaciones, si yo fuera capitalista…tenemos el petróleo del mar, muchas oportunidades para explotar las energías renovables del agua, el viento…mucho más que el resto de Gran Bretaña, para es una amenaza decir que Escocia será un país pobre. De hecho, en relación a la Gran Bretaña ya somos un país pobre, hay más pobreza en Escocia que en el resto de Gran Bretaña, del sur de Bretaña, el norte de Inglaterra también tiene muchos problemas de pobreza, están un poco jodidos y me sabe mal. Para la cuestión de la rentabilidad de Escocia no es un debate muy interesante”.

 

En España desde el nacionalismo español se asegura y proclama que sólo España es patria y nación y que sólo el castellano es lengua. ¿En Inglaterra existe también ese sentimiento de superioridad legal y moral respecto Escocia igual que sucede con España, que ve Catalunya como una simple región folklórica desposeída de identidad propia y que lucha por diferenciarse? ¿Hay esa misma conciencia imperialista?

 

“Es complicado, Escocia tiene una historia de inferioridad en relación a Inglaterra porque allí en 1707, cerca del 1714 en Catalunya, un motivo muy fuerte para la unión fue el fracaso del imperio escocés en América Central, hubo un rescate para salvar Escocia de ese fracaso y desde entonces las elites escocesas de Inglaterra y Escocia han estado muy unidas. Nosotros tenemos una expresión para describir esa inferioridad, es como si tuvieras un vacío, un agujero en el hombro, como que no somos completos. Eso combina muy bien con esa sensación de miedo respecto una Escocia independiente, como que no somos capaces. Ese complejo de inferioridad en Escocia es más fuerte que la sensación de superioridad de Inglaterra respecto Escocia, para mí es más de Bretaña que de Inglaterra. Dicen ‘os queremos, somos iguales, queremos estar unidos’, la rivalidad es más de juego, de broma, no es muy profunda. También hay grupos minoritarios fascistas muy raros, más en Inglaterra, tienen la bandera de Inglaterra pero están muy vinculados con un partido nacionalista de Bretaña, por cierto muy distinto que el partido independentista de Bretaña. Son anti-independencia de Escocia, los fascistas del partido nacionalista de Bretaña tienen la bandera de Bretaña, no de Inglaterra, y hacen el saludo nazi, nunca he hablado con esos fascistas, no sé si creen que los ingleses son superiores a los escoceses. Viví seis meses en Inglaterra y allí hay bastante gente que tiene una actitud de condescendencia, no es muy fuerte, no me ofende. Dicen: ¿Escocia independiente? Ja, ja, no, ¿en serio? Mucha gente de Inglaterra no ha estado nunca en Escocia, lo ve muy lejano, especialmente la gente del sur de Inglaterra, que nunca ha estado más al norte que Londres, no se toman Escocia muy en serio”.

 

¿Los partidarios del sí en Escocia son las clases populares? ¿Las elites están a favor o en contra?

 

“He visto una encuesta y hay más apoyo de las clases populares, las elites están divididas, en el grupo de Business for Scotland son más de clase media, alta o de negocio y hay gente que piensa que una Escocia independiente sería más próspera. También hay gente de clase media como mis padres a las que no les gusta el gobierno británico, no tiene nada que ver con la economía, no les gusta el partido conservador. Es importante la historia del partido conservador en Escocia, por qué tenemos tanto odio y rechazo a ese partido, durante el régimen de Thatcher hizo mucho daño a Escocia, más que Inglaterra, es algo personal, eso afectó mucho la clase media, mucha gente de clase media odia Thatcher y todo lo que representa. El apoyo a la independencia de Escocia es de todas las clases, pero más en las populares”.

 

alt

 

En Catalunya el apoyo es pacífico pero han surgido algunos episodios como el de Pere Navarro que atribuyó una agresión aislada al soberanismo…En los meses que faltan es probable que haya muchos infiltrados que vengan a crear conflictos en la calle para deslegitimar el soberanismo. Has dicho que los del no en Escocia son poco activos, ¿esto podría pasar en Escocia o los del no en Escocia tendrán un comportamiento más racional, civilizado y respetuoso con los del ?

 

“Me parece absurdo, no veo mucha gente activa pero con dinero puedes hacer lo que quieras. Hay gente que si cobrara haría algo así, yo todavía no tengo claro por qué a las elites británicas les importa tanto Escocia. Porque en España Catalunya es una de las regiones más ricas, España perdería mucho, pero en Escocia…en Gran Bretaña hay mucho orgullo pero eso de infiltrar gente no puedo imaginar, no hay muchas manifestaciones, es hablar”.

 

Si ahora los partidarios de la independencia en Escocia llegaran al 60% y por tanto tuvieran opciones reales de victoria, quizás el gobierno británico intentase alguna maniobra sucia para reducir el porcentaje, quizás creen que no hace falta provocar esos incidentes, en Catalunya está más igualado y tienen que intentar restar…

 

“En Catalunya, a diferencia del independentismo en el País Vasco, no hay historia de independentismo violento. Me cuesta imaginar el contexto, yo puedo imaginar que el gobierno británico haría cualquier cosa, cualquier estrategia sucia para conseguir…”.

 

De momento no lo está haciendo…

 

“Lo hace con las amenazas y mentiras”.

 

¿Cómo cuáles?

 

“Lo de la moneda, y no tiene sentido, recientemente Cameron dijo que una Escocia independiente podría utilizar la libra pero hay otras amenazas pequeñas del día a día…alguien del no dijo que los niños escoceses no puodrían venir a los hospitales de Inglaterra y un hospital infantil de Inglaterra se quejó y denunció que era mentira. Es así, siempre están inventando amenazas para crear más miedo. ¿Qué más? La prensa británica como la BBC…”.

 

¿Es muy hostil?

 

“Sí, lo más triste es que en Escocia tenemos un diario que se llama The Scotsman que es muy anti-independentista, el otro diario escocés que está en Glasgow, el Glasgow Herald, está a favor. The Scotsman es de Edimburgo, es más burgués y sigue la línea británica. Las amenazas del gobierno británico sobre Tesoro o Hacienda están publicadas como avisos en los periódicos, en los que dicen que una Escocia independiente no podría pagar las pensiones o no podría dirigir los hospitales, eso sale publicado muchas veces en The Scotsman, crean un aviso y una amenaza. Es como: ‘uhm, fíjate’. La prensa mainstream, como siempre, no es imparcial y hay más al lado del unionismo. También es el dicho aquel del poli bueno y el poli malo, Cameron es el bueno y Osborne el malo”.

 

En España todos los polis son malos en este tema…

 

“Sí, el pasado febrero Osborne fue una mañana a Edimburgo sin avisar a la prensa local sólo para decir que una Escocia independiente no podrá usar la libra, no respondió ninguna pregunta y se fue, eso molestó mucho y esa misma semana Cameron no dijo nada de cosas técnicas pero dio un discurso como de bomba de amor: 20 minutos diciendo que ‘queremos Escocia, es un país bonito, que Cameron es un apellido escocés, que se siente orgulloso de ser escocés, os queremos tanto, tenemos 7 meses para salvar al mejor país del mundo’. En realidad fue un mensaje para la gente de Inglaterra para que llamaran a gente y familiares y amigos escoceses y decirles ‘we love you, queremos que os quedéis con nosotros en nuestro país bonito, un discurso de lágrima. Pero son el mismo equipo, es la misma estrategia, es una actitud más sofisticada”.

 

Aquí es no y ya punto final, en Gran Bretaña la estrategia es más inteligente…

 

“Sí, pero una cosa importante que hay que saber es que cuando el gobierno británico aceptó el referéndum el apoyo para la independencia era muy bajo, si hubiera sido más alto no lo hubiera permitido, el partido conservador pensaba que podía demostrar que son muy democráticos y muy buenos. Pensaron que saldría fácil el no y que después no tendrían que hablar durante 30 años de esta mierda del referéndum. Tienen tanto miedo…”.

 

Aceptaron el referéndum porque se veían claros ganadores…

 

“Sí, y con eso podemos olvidar el problema de la independencia, porque el partido nacionalista en Escocia es un problema para ellos, siempre quejas, siempre crea problemas para ellos, ok vamos a arreglarlo, a ordenar cosas, vamos a ganar…pero no funciona porque el apoyo a la independencia ha ido aumentando”.

 

¿Cree que saldrá el sí en Escocia?

 

“No sé, está muy igualado, empecé a creer realmente que podía salir el sí hace tres o cuatro meses. Yo también pensaba que las amenazas funcionarían mejor… me gusta mucho la campaña del no, espero que continúe así…”.

 

Os está haciendo un favor.

 

“Sí, la campaña del sí es como ‘ya está, sabemos lo que queremos’, pero la campaña del no son realmente la gente que pueden hacer decantar la balanza con sus amenazas y tonterías. Nos sirve”.

 

¿Y piensa que en Catalunya se podrá votar?

 

“No entiendo nada… ¿no podréis ejercer el voto?”.

 

Puede que el ejército saque los tanques a les calles y que secuestren las urnas…

 

“No tengo ni idea, espero que podáis votar, no importa lo que yo piense sobre la independencia de Catalunya, por descontado que estoy a favor de hacer una consulta o un referéndum. Impedir eso, como las amenazas, tendría un efecto contrario, sería como aumentar la presión. Tengo mucha curiosidad, creo que por aquellas fechas estaré viviendo aquí para verlo”.

 

¿Y si en Catalunya el gobierno español el 9-N impidiera votar como te sentirías? Daría una imagen mala a nivel de democracia…

 

“Sí, fatal y desafortunadamente hay mucha gente de acuerdo con impedir que se vote y que quieren esa España unida y bla bla bla…creo que dependerá del nivel de violencia, del nivel de conflicto, si es algo burocrático no pasará nada pero si al final hay algún conflicto físico que impide hacer la votación estará muy mal…”.

 

¿Qué piensan sus compañeros del proyecto europeo del tema catalán?

 

“El otro es de Bélgica, no hablamos mucho de Escocia pero en Bélgica él está en contra del movimiento flamenco porque según él es muy de derechas y cuando yo digo a la gente de Montblanc, que es un pueblo muy independentista, que soy escocés me dicen: ‘choca hermano’, es un poco incómodo porque suponen que estoy muy a favor de la independencia de Catalunya. Hago las preguntas más críticas, ellos hablan de Jaume I, me gusta clarificar las diferencias, aquí Mas y la prensa catalana crea mucho ese vínculo entre Escocia y Catalunya”.

 

¿Si tuviera que votar en Catalunya qué haría?

 

“Yo firmé la petición de ANC para que se haga la consulta, eso es lo que tengo claro, todavía no tengo muy claro lo de estar a favor o no de la independencia de Catalunya, conozco poco el país, quizás en noviembre sabré más”.

 

¿Cuando vino a Catalunya sabía algo del país?

 

“Ya había estado aquí antes, cuando tenía 15 años, me acuerdo que mis padres hablaban un poco español, fuimos a un bar y mi padre le dijo algo a la camarera, que le respondió en catalán y mi padre estaba confuso, yo no sabía lo qué era y desde entonces siempre he tenido ese interés por el catalán, también conozco bastantes catalanes y españoles en Escocia”.

 

¿Los catalanes en Escocia están a favor de la independencia de Escocia?

 

“Oh sí, claro”.

 

¿Y los españoles están en contra?

 

“Muy interesante, porque la mayoría no confía mucho en la independencia de Catalunya, creen que es algo muy burgués y de derechas, que están engañando a los catalanes…”.

 

Eso no es verdad…

 

“No, pero tienen ese prejuicio. Por otro lado tengo una amiga madrileña que cada vez está más a favor de la independencia de Escocia, y puede votar, los europeos que viven en Escocia puede votar”.

 

¿No sería raro que un español dijera sí a la independencia de Escocia y no a la de Catalunya?

 

“Para mí, con las diferencias, ya sé que puede parecer un poco raro pero para mí no es incoherente. Yo tengo que descubrir más sobre el movimiento del sí en Catalunya. En Montblanc los independentistas son más de centro, creen que con la independencia podremos salir de la crisis y ser más ricos y separarnos de los andaluces que son muy vagos…Si yo viviera aquí en Barcelona o en un sitio más progresista tendría una imagen más positiva”.

 

¿Si saliera el no en Escocia cómo se sentiría? ¿Sería un desastre?

 

“Sería una victoria del miedo contra la esperanza, quizás para acabar es un poco romántico, la independencia sería una esperanza, un paso para algo mejor y el no es el miedo para quedarnos aquí, el no sería una victoria del miedo. Estaría muy triste”.

 

¿Continuaría luchando por el sí?

 

“Creo que con un no la cuestión del referéndum tardará muchos años en reaparecer sería como el final del proyecto por ahora, como lo fue en 1979, han pasado 35 años. Para , si saliera el no, probablemente me centraría en otra cosa, diría qué mierda pero vamos a superar eso, porque la independencia en misma no es lo importante, lo importante es conseguir una sociedad más justa y sostenible y tendríamos que buscar otros pasos y otros métodos para lograr ese objetivo”.

 

alt

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*