Las fuerzas de seguridad rusas impidieron ataques terroristas en el territorio de la región de Jersón, que debían realizar los miembros de las organizaciones nacionalistas ucranianas Pravi Sektor y Natsionalni Korpus (ala civil del regimiento Azov), prohibidos en Rusia, según informó a Sputnik una fuente en los organismos de seguridad. “Como resultado de las actividades operativas y de combate realizadas, se impidieron varios actos terroristas en el territorio de la región de Jersón”, dijo el interlocutor al citado medio. Señaló que “se encontró un escondite de un tamaño considerable, que contenía una gran cantidad de explosivos, armas y municiones”.

En los escondites de los saboteadores se hallaron 11 minas antitanques, cinco cajas de municiones para ametralladoras, un AK mejorado de fabricación ucraniana, minas, medios de explosión: cables, dispositivos para accionar dispositivos explosivos y con control remoto. “Según el testimonio de un agente del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), estos medios de destrucción estaban destinados a miembros de Pravi Sektor y Natsionalni Korpus que planeaban llevar a cabo una serie de atentados terroristas contra la infraestructura de la región de Jersón”, aseguró la fuente.

Según el oficial de seguridad, a los realizadores directos de los ataques se les dieron instrucciones detalladas sobre la organización de explosiones en los tendidos eléctricos y en ferrocarriles. Algunos extremistas ya fueron detenidos y prestan declaración, señaló la fuente. “En la organización del escondite con explosivos y armas participó de forma directa Yuri Kovalchuk, miembro del centro naval de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Ucrania, participó. La coordinación de las actividades de los grupos de sabotaje en el territorio de la región de Jersón corrió a cargo del oficial de la SBU Vitali Uchkúrov”, destacó.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: