El Big Brother da un nuevo paso. La totalidad de la flota de autobuses de TMB de Barcelona estará dotada de cámaras en el interior de los vehículos durante el primer trimestre del año que viene.

Así lo ha anunciado la presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona, Laia Bonet, esta mañana, bajo la falacia que se usa en estos casos: mayor seguridad equivale a menor privacidad.

Actualmente, ya hay 32 vehículos que cuentan con cámaras de vigilancia y que pertenecen a líneas «con ciertas problemáticas de incivismo» detectadas, según declaraciones de Raquel Díaz, al frente de Responsabilitat Social, Dona i Diversitat.

Cerca de 8.500 cámaras en el Metro

En el caso del Metro de Barcelona, hay desplegadas alrededor de 5.500 cámaras dentro de sus instalaciones, repartidas entre vestíbulos, andenes y pasillos, y otras 2.908 en el interior de los convoyes. Estas están conectadas «a tiempo real» con los centros de control de TMB. La previsión del operador es que «todos los trenes» cuenten con esta función «en 2025», dice Díaz.

La compañía estudia permanentemente los «espacios con cierta conflictividad» en la red del suburbano para dotarlos de cámaras con un fin «disuasorio y de control». Igualmente, Díaz ha indicado que la instalación de cámaras fijas en el recinto «está prácticamente completa». Además de la videovigilancia, TMB revisa permanentemente la iluminación de las instalaciones.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: