El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha condenado al estado español por haber vulnerado el derecho del preso vasco Javier Atristain Gorosabel a tener un juicio justo y a elegir a su abogado. Los siete miembros del tribunal obligan el estado español a indemnizarlo con doce mil euros en concepto de daños y perjuicios más ocho mil en concepto de costas y gastos.

Aristain fue a Estrasburgo para denunciar que mientras era incomunicado en prisión preventiva se le negó el acceso a un abogado y fue interrogado por la policía. Esta situación afirma que le llevó a hacer declaraciones incriminatorias que derivaron en la condena de diecisiete años que cumple por pertenencia a organización terrorista y tenencia de explosivos.

El recluso basaba su recurso en el artículo 6.1 y el 6.3. c del Convenio Europeo de Derechos Humanos y preguntaba al tribunal si se puede considerar que la detención en régimen de incomunicación, que solo ofrece al detenido un abogado de oficio como representante legal y priva de un abogado de su elección, cumple los requisitos establecidos por la jurisprudencia de la Corte.

El TEDH falla que es aplicable en la etapa previa al juicio desde que haya un cargo penal o notificación oficial por parte de las autoridades. Indican que se tiene que facilitar acceso a un abogado tan pronto como haya acusación y remarcan que la detención en régimen de incomunicación exclusivamente tiene que ser ordenada por un juez de instrucción en circunstancias excepcionales y únicamente para los fines previstos a la ley.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: