18 octubre, 2021

Escándalo de Facebook en ‘The Wall Sreet Journal’: drogas, sexo, adicciones y clientes vip

The Wall Sreet Journal lleva cuatro entregas denunciando malas prácticas en Facebook; practicas denunciadas por sus trabajadores; informaciones internas que desvelan el cinismo con el que la BigTech viola sus propios principios éticos y hace caja a costa de permitir la circulación de publicaciones publicitarias relacionadas con el sexo, la droga, las adicciones y la vulneración de la infancia.

A mayor abultamiento, esas prácticas, perfectamente conocidas por la empresa, se permitirían en países en vías de desarrollo.

El periódico norteamericano lleva cuatro entregas desvelando una investigación en la que han podido acceder a documentos internos de Facebook.

Un ex comisario de policía que había trabajado para la compañía comunicó a los empleados que un cartel de droga mexicano estaba utilizando la plataforma para «reclutar, entrenar y pagar a sicarios», violando los principios de Facebook de respetar los derechos humanos. Los trabajadores alarmaron a los altos cargos de la BigTech del hecho, pero la compañía no retiró las publicaciones.

En Oriente Medio, los traficantes de personas utilizaban Facebook para atraer a mujeres a trabajos sexuales o a situaciones laborales que rozaban la esclavitud y la plataforma pasó a ser un instrumento de fomento de la desigualdad y la injusticia, algo que va en contra de sus propias reglas éticas. De hecho, el quinto de los siete principios publicitarios diseñados por Facebook for Business delimita que la publicidad publicada en la plataforma no puede «incitar al odio o la discriminación», por lo que se prohíben lenguajes que promuevan el bullying, la intimidación y otro tipo de comportamientos dañinos».

No solo tráfico de drogas o de personas. Los trabajadores de Facebook también han denunciado que en ciertos países no están regulados los mensajes de odio y racismo contra las minorías étnicas. En Etiopía, por ejemplo, determinadas guerrillas usaban la red para incitar a la violencia armada contra ciertas minorías étnicas.

La compañía apenas adoptó medida alguna al respecto.

La primera de las entregas de The Wall Street Journal reveló que, pese a que todos los usuarios tienen que regirse por las mismas normas,  hay una élite exenta de cumplirlas, de tal manera que habría usuarios sometidos a normas éticas y usuarios que podrían utilizar la plataforma con mayor «flexibilidad».

Este programa llamado “cross check” o “XCheck”, está formado por un grupo de cinco millones de personas influyentes en redes sociales, como políticos, periodistas y celebridades. Mientras que el usuario medio tiene unas limitaciones estrictas a la hora de publicar contenido sexual o violento, el usuario vip no las tiene tan fuertes y, en ocasiones, ni siquiera se aplican. Así lo señaló una ingeniera ex trabajadora de Facebook al medio norteamericano.

Facebook es plenamente consciente del peligro que supone para los jóvenes su otra red social, Instagram

«El 32% de las adolescentes aseguran que cuando se sienten mal con su cuerpo, Instagram les hace sentir peor». Esta es una de las muchas declaraciones que se hacen en los documentos internos de Facebook tras un estudio realizado por trabajadores de las áreas de datos, marketing y desarrollo de productos de la propia compañía en marzo de 2020.

Esos estudios realizados por el propio Facebook han estado analizando cómo la aplicación Instagram influye en los menores de 22 años, que forman más del 40% de los usuarios totales de la red social. Sus conclusiones señalan que la red social es perjudicial para parte importante de esos jóvenes que la utilizan diariamente, especialmente entre las mujeres.

Con motivo de la entrada de las tropas de los talibanes en Kabul se difundió en los medios de comunicación información relativa a cómo los yihadistas utilizaban las redes para reprimir a la sociedad, circular información sobre objetivos y vulnerar derechos.

Zuckerberg pierde 5900 millones

Los servicios de Facebook y las aplicaciones de su propiedad (Instagram, WhatsApp y Messenger) sufrieron el pasado lunes caídas generalizadas en varias partes del mundo, incluido España.

Decenas de miles de internautas en Estados Unidos, México, España, Francia, Rumanía, Noruega, Georgia, Grecia y otros países acudieron al portal online para informar de que no podían acceder a los servicios.

En España las quejas de los usuarios sobre los problemas con WhatsApp comenzaron pasadas las 17:20 horas y llegaron a su pico máximo 30 minutos después, cuando el portal Down detector registró cerca de 48.000 informes.

De Instagram y Facebook los reportes empezaron a publicarse sobre la misma hora, aunque con menos notificaciones de los usuarios.

En el caso concreto de la popular aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, cuando los usuarios envían mensajes, les aparece el mensaje «conectando» y el icono de un reloj, pero el contenido no llega a enviarse a su destinatario.

La caída generalizada de los servicios de Facebook se produce cuando la compañía se encuentra en medio de un fuerte escrutinio público tras la publicación en el diario «The Wall Street Journal» de una serie de artículos elaborados a partir de informes internos de la empresa, denunciando malas prácticas. Sin embargo antes de esta extraña caída –reclamada como un ataque por parte de cuentas de Anonymous en Twitter– hubo quien advirtió lo que iba a llegar.

John Graham, el CTO de Cloudflare -una de las grandes proveedoras de internet en el mundo- avisó a través de su cuenta de Twitter que «cinco minutos antes de que los DNS de Facebook dejasen de funcionar, vimos un aumento de las BGP [en su mayoría retiradas de ruta] en los sistemas autónomos de Facebook…(lo cual habría provocado que) sin estos registros, los navegadores y las apps no sepan encontrar el contenido de las redes sociales» y, por lo tanto, los usuarios no las pueden utilizar con normalidad, tal y como señaló el director de tecnología de Transparent Edge Services, Diego Suárez.

Ni la propia multinacional sabe aún a qué se ha debido el apagón.

La hipótesis más extendida es que Facebook se borró a sí mismo por accidente, según explica el CEO de Cloudflare, Matthew Prince. «La explicación más probable es que las rutas de Internet de la empresa (BGP) fueron retiradas por error durante el mantenimiento«.

Esta madrugada la compañía de Mark Zuckerberg ha asegurado fue provocada por un «cambio de configuración defectuoso» de sus servidores, que impidió a los usuarios acceder a la plataforma, Instagram, WhatsApp o Messenger.

Tres horas después de la caída generalizada de los servicios, el dominio de Facebook (www.facebook.com) se encontraba «disponible» y «a la venta» en los portales Who Is, que permiten consultar el propietario de las direcciones web y si éstas se pueden comprar. Al parecer,  los datos de más de 1.500 millones de usuarios de Facebook se habían puesto a la venta en foros especializados de hackers y en la Dark Web.

La fortuna de Marck Zuckerberg ha acusado el golpe y se ha visto reducida en 5.900 millones de dólares y sus acciones cayeron un 4,9% en Wall Street. Según Forbes, este supone que la fortuna de Zuckerberg haya quedado «reducida» a 117.000 millones de dólares, lo que le «relega» al sexto puesto de las personas más ricas del mundo, por detrás de Bill Gates.