El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha instado este martes al actual president del Govern, Pere Aragonès, a que respete la «estrategia política del exilio», y le ha afeado que pida la retirada de la causa contra él y el resto de dirigentes independentistas en el extranjero.

Ha reaccionado así este martes, en un tuit, a las palabras que Aragonès pronunció en la conferencia ‘Avancem’ (Avancemos) en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) este lunes, en la que dijo que el Gobierno central debe comenzar a avanzar en la solución al conflicto retirando las causas contra Puigdemont y el resto de dirigentes independentistas en el extranjero.

«Con todo el respeto por el presidente Pere Aragonès, en mi artículo publicado en el Punt Avui el 14 de octubre de 2021 pedía también respeto por la estrategia política del exilio, y hacía una interpelación muy directa y explícita», ha criticado Puigdemont. En el artículo que menciona, titulado ‘No fuimos al exilio para pedir el indulto’, el expresidente reclamó que nadie hable por los dirigentes en el extranjero, y que «no interfieran buscando atajos» que asegura que no quieren.

«No hay salidas personales ni soluciones a medida de nadie», sostuvo el expresidente, que también pidió explícitamente al Govern que respetase su estrategia en las conversaciones con el Ejecutivo central, en referencia a la mesa de diálogo. Puigdemont subrayó que no busca «ningún indulto anticipado», porque considera que esta opción no aporta una solución al conflicto político.

Plaja desmiente que Aragonès dijera que se negociaron los indultos

La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha respondido este martes a Junts que el president de la Generalitat, Pere Aragonès, no dijo «en ningún momento» que los indultos se hubiesen «negociado» con el Estado. Durante la rueda de prensa de este martes, Plaja ha recordado que, en la conferencia del pasado lunes en el MNAC, Aragonès dijo que la victoria del independentismo el 14-F del año pasado «había obligado» al Estado a «moverse», y que ahora «hay que recuperar la energía de aquella victoria para forzar nuevamente al Estado a hacer una propuesta concreta para Cataluña». Por otra parte, la portavoz ha constatado que «no suma» que las primeras reacciones a la conferencia del lunes hayan sido «críticas y reproches», en referencia a Junts y a la ANC.

Plaja ha subrayado que, si Aragonès hizo el lunes una «llamada» a «abandonar los reproches y el tacticismo», «no ayuda» que al día siguiente la «mayoría» de reacciones sean «críticas y reproches». «Es necesario que, más allá de las palabras, sea una realidad que entremos en una nova etapa y nos dejemos de reproches», ha insistido la portavoz.

Plaja ha reiterado que el presidente defendió de nuevo la «necesidad» de encontrar una solución para las personas exiliadas, y que no dijo que «se haya de negociar nada». «No se utilizó el concepto ‘negociar'», ha repetido. En la conferencia en el MNAC, las palabras exactas de Aragonès fueron las siguientes: «En el mes de junio se concedían los indultos, un paso indispensable para dar confianza y ofrecer crédito a la voluntad negociadora del Estado».

Jordi Sànchez pide a ERC «explicaciones»

El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ha pedido este martes a ERC que explique si ha negociado los indultos con el Gobierno español. En una entrevista a ‘El Matí de Catalunya Ràdio’, Sànchez se ha mostrado «sorprendido» por la referencia que Aragonès hizo el pasado lunes a los indultos en el marco de la conferencia política por el primer aniversario del 14-F. Sànchez interpreta que Aragonès lo planteó como «la primera prueba del diálogo con el Estado». «Nosotros no sabíamos nada. Si es así, los negociadores de ERC tendrían que detallar qué hubo», ha dicho.

Desde Junts también echan en falta que el president no hiciese referencia al 1-O ni citase a Carles Puigdemont. També ha dicho que no conocen el contenido del discurso, aunque no hará de ello «caballo de batalla». «En ningún momento, ni yo personalmente ni nadie de los que estábamos en la prisión de Lledoners me dijo que los indultos eran fruto de ninguna negociación política», ha dicho Sànchez, para después pedir que ERC lo aclare. Y ha añadido que, para él, los indultos no son condición de nada.

En esta línea, Sànchez ha dicho que tampoco le gustaron las referencias de Aragonès cruzando los litigios judiciales que se mantienen en el exilio con la mesa de diálogo. Y es que, según el secretario general de Junts, «se mezclan cosas que no se han de mezclar».

Sànchez también ha señalado las «ausencias muy marcadas» del discurso de Aragonès. Por una parte, ha lamentado que la conferencia no diese respuestas sobre el «cómo» se ha de conseguir lo que plantea el president. Y por otra, ha criticado que no hiciese referencias explícitas al 1 de octubre de 2017 ni un reconocimiento a Carles Puigdemont. «Recordó a Companys, Pujol y Maragall, entre otros, como si aquí se acabase la historia», ha lamentado.

A pesar de las críticas, Sànchez ha dicho que Junts acepta la «mano tendida» de Aragonès para recoser la unidad independentista. Según ha afirmado, hay que ponerse a trabajar «haciendo todos autocrítica» y de manera «coordinada y leal». Y es que ha admitido que la unidad independentista está tocada. «No sé si hemos tocado fondo, pero nos acercamos», ha dicho.

Ha valorado positivamente que Aragonès constate el «fin del recorrido» del diálogo, ya que el president ha admitido que «no funciona» y que hay una situación de bloqueo. Ante esta situación, Sànchez ha dicho que en Junts serán generosos.

«Las palabras son necesarias, pero si los hechos no acompañan, las palabras no ayudan. Las palabras son imprescindibles, pero los hechos nos unen», ha añadido Sànchez instando al 52% a volver a sentarse para buscar los «hechos» que les unen.

La ANC se desmarca de la estrategia de Aragonès

«Estamos en total desacuerdo en pedir concesiones al Estado español en la mesa de diálogo sin preparar alternativas unilaterales», ha advertido la Assemblea Nacional Catalana (ANC) este martes en un comunicado, donde apuntan que con sólo la movilización y la unidad de acción no se forzará al Estado a pactar un referéndum, algo que consideran ingenuo y que devuelve al independentismo al año 2012.

También ha criticado que Aragonès hablara de los indultos a los presos independentistas como «el reconocimiento de la injusticia de la sentencia por parte del Gobierno», mientras que la ANC considera que cambiar la posición de la Abogacía y la Fiscalía del Estado en el juicio en el Tribunal Supremo sí hubiera sido una victoria, así como suprimir la sedición como delito en el Código Penal.

Para la ANC, los indultos son una medida de gracia que no reconoce «la injusticia de la sentencia y que políticamente ha ayudado al Estado a dar una apariencia de normalización del conflicto» entre Cataluña y el resto de España. Además, considera que pedir al Gobierno una solución similar a los indultos para los políticos independentistas que viven fuera de España es «renunciar a uno de los elementos de confrontación hasta ahora más exitosos».

Aunque valoran que Aragonès explicara que históricamente el catalanismo, y por extensión el independentismo, ha trabajado para tener un proyecto global, critican que hablar de la consulta del 9-N, de los resultados de las elecciones y del 1-O «sólo como formas políticas que expresaban la voluntad de decidir el futuro del país es tirar el mandato del primero de octubre».

«Lo que significa el 9-N y, sobre todo, el 1-O no lo decide él, lo decide el Parlament, que aprobó una ley que decía claramente que era un referéndum vinculante, no un proceso participativo», ha defendido la entidad independentista, que también ha lamentado que el presidente catalán no mencionara la declaración unilateral de independencia (DUI) del 27 de octubre del año 2017.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: