La mesa de entidades del Tercer Sector Social de Cataluna y la Aliança contra la pobresa energètica (APE) han reprochado al Govern el «incumplimiento» del convenio con Endesa para regular la pobreza energética y han decidido dejar de asistir a las reuniones del grupo de trabajo si no hay avances significativos.

La presidenta de la mesa, Francina Alsina, ha mostrado su preocupación este viernes en rueda de prensa porque, año y medio después del acuerdo, el convenio no se ha desplegado y las familias están «a las puertas de un otoño y un invierno inciertos».

La portavoz de la APE, Maria Campuzano, ha descrito algunos de los compromisos del convenio que a su juicio no se han empezado a aplicar de forma generalizada, como condonar la deuda acumulada de las familias del 2021, impulsar el fondo de atención solidaria e instalar contadores sociales.

Respecto a la deuda acumulada entre 2015 y 2020, las 35.000 familias han recibido la carta del Govern que confirma la condonación, pero han alertado de que algunas aún reciben notificaciones de la empresa reclamando esta deuda, aunque ha dicho que «en principio ya está resuelto».

Ante esta situación, Campuzano acusó a la Conselleria de Derechos Sociales de tener una «actitud pasiva» ante esta problemática, y pidió que asuma más protagonismo y más liderazgo para alcanzar los acuerdos contemplados en el convenio.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: