5 diciembre, 2021

Revista Rambla Barcelona

Revista Rambla es un medio de comunicación independiente con sede en Barcelona.

Enseñar a un niño a vestirse solo

Entre los 3 y los 5 años ya podemos enseñar a los hijos a vestirse solos.

Enseñar a un niño a vestirse solo es, quizás, una de las tareas más complicadas para los padres primerizos. Incluso aquellos que no son primerizos sufren para poder enseñarle cómo vestirse solo, y es que, cada niño es muy diferente.

Pero ¿es importante enseñarle al niño a vestirse solo? Completamente. Y en este artículo te contamos por qué y cómo puedes lograrlo con mayor facilidad.

¿Por qué es importante enseñar a un niño a vestirse solo?

Como padres, es común que quieras resolver cualquier problema del niño para que no tenga que pasar por ello. Sin embargo, esto no puede afectar la autonomía personal del niño que es importante para que se relacione mejor con los demás y no sufra de problemas de aprendizaje.

Si enseñas a tus hijos a vestirse solo, les enseñarás a ser cada vez seres autónomos, fortalecerán la función cognitiva del aprendizaje y les brindarás herramientas para que sean más independientes en otros aspectos de su vida.

¿A qué edad es recomendable enseñar a vestirse a un niño?

Generalmente, entre los 3 y 5 años los niños -poco a poco- comienzan a desvestirse y vestirse solos. Sin embargo, puede que entre los 12 y 18 meses comiencen a tener interés por desvestirse solos, eso sí, la mayoría de las veces en lugares y situaciones poco oportunas.

Lo importante es que puedas detectar esas señales para aprovecharlas y así, enseñarle al niño cómo debe ponerse la ropa. Si aún sientes que no muestra ni el más mínimo interés, entonces quizás debas esperar a que llegue su momento.

Consejos para enseñar a un niño a vestirse solo

Seguir unas simples recomendaciones puede hacer que tu hijo/a avance mucho más rápido de lo que crees en lo que a su vestuario se refiere:

1. Dale su tiempo

Para que pueda aprender a vestirse solo es primordial que les su tiempo. Primero, tiempo para que pueda interesarse en su ropa y, poco a poco, se interese por desvestirse y vestirse solo.

Segundo, tiempo para que lo intenté cada vez que vas a salir. En este caso, lo más recomendable es que no te apresures y des varios minutos para ver si logra vestirse por sí mismo.

Si no se viste completamente, no pasa nada, lo importante es que vaya avanzando en colocarse las prendas.

2. Conviértelo en un juego

No tiene que ser aburrido aprender a vestirse. Así que puedes convertirlo en un juego divertido y educativo. Piensa en cómo crear un juego entretenido, algunas ideas son: carreras para ver quien se viste primero, juegos para ganar puntos de acuerdo con cada prenda que se ponga, etc.

Créeme que encontrarás muchísimas opciones para lograr que el niño e vista solo.

3. Vístete delante de él

Si te vistes delante del niño, él podrá verte y puede aprender imitando cada paso que hagas. Inclusive, puedes colocarte una prenda similar a la de él para que vea cómo abrochar esos botones o cómo arreglarse esa camisa. La creatividad también estará a prueba.

4. Escoge ropa fácil de colocar

Comprar ropa fácil de colocar simplificará todo el proceso para que el niño aprenda a vestirse. Escoge prendas sencillas como camisetas, pantalones con elástico, faldas sin cremalleras o botones, etc. Evita las cremalleras o botones porque podrían traerte problemas.

5. Involúcrale en la compra

Visitar una tienda de ropa para niños junto con tu hijo/a podría ser más útil de lo que crees. Si lo llevas, podrás involucrarlo en la compra de su ropa, de manera que escoja prendas que sean de su agrado con tu ayuda.

Esto podría aumentar el interés por colocarse la ropa, evitando esas largas horas de lucha para que logre vestirse.

6. Da opciones limitadas

Antes de salir, no dejes que busque en el armario toda la ropa posible. En su lugar, da opciones limitadas de conjuntos para que le sea más fácil y rápido vestirse.

¡Ah! Y no olvides la paciencia. Es un proceso largo, pero valdrá la pena.

Redacción en | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o verificado por el equipo de redacción de Revista Rambla.