Nuevo hallazgo arqueológico en el centro de Barcelona. El Servicio de Arqueología del ayuntamiento ha encontrado nuevos restos de la muralla moderna y el convento de San Francisco en las obras de reurbanización de la Rambla.

Esta intervención en el primer tramo de la Rambla ha permitido localizar y documentar unos cuantos hallazgos relacionados con los jardines y espacios de cultivo del convento, que funcionó entre el siglo XIII y el XIX. Entre los restos localizados destaca una antigua noria de piedra que abastecía de agua subterránea las instalaciones del monasterio. En estas obras, también se han catalogado restos del semibaluarte de las Atarazanas, una construcción defensiva de la muralla moderna construida a finales del siglo XVIII.

Esta remodelación de la Rambla obligará a eliminar una pequeña parte del yacimiento arqueológico, aunque la mayor parte del hallazgo se volverá a tapar con sablón y tierra, una vez documentada.

El arqueólogo del Servicio de Arqueología, Xavier Maese, ha dejado claro que esta eliminación se hará solo en casos muy concretos, en los que previamente se documentarán y se desmontarán los restos encontrados: «Aquí pondrán los pilares que tienen que ir aquí tanto sí como no, que bajan bastante, de manera que todo lo que hay de arqueología por debajo de los pilares se tiene que eliminar, y en ciertos momentos hay estructuras que se eliminan por motivos de obra.»

Maese también ha destacado que el estado de los restos arqueológicos es bueno, sobre todo teniendo en cuenta que son al final de la Rambla, es decir, una zona donde ha habido mucha actividad durante muchos años.

Los arqueólogos tienen previsto intervenir durante todas las obras de la Rambla, con el objetivo de documentar todos los hallazgos.

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: