La Guerra Civil sigue ocultando pruebas, documentos y secretos bajo tierra que, de vez en cuando, a menudo de forma casual, afloran y contribuyen a reconstruir el conflicto bélico y el impacto en los distintos territorios.

Los bombardeos sobre varios puntos de Cataluña por parte del bando nacional o los aliados de Franco fueron importantes, tanto en las ciudades como en otras zonas rurales. Es el caso de la Vall d’en Bas, en la Garrotxa, donde este sábado los Mossos d’Esquadra encontraron 74 proyectiles en medio de un campo de trigo.

La localización se activó a raíz del aviso de un ciudadano que había descubierto artillería antigua en el mismo terreno. Partiendo de esta información, se organizó un operativo conjunto formado por los TEDAX y la Unidad de Seguridad Ciudadana de Olot, que contó con la colaboración de la Universidad de Barcelona.

Los artificieros de los Mossos en el campo donde se localizaron los 74 proyectiles (Mossos d’Esquadra)

En primer lugar, se realizó una prospección de reconocimiento de la zona. Los resultados concluyeron que podría haber material de hierro enterrado en el campo. Esta premisa activó la actuación del operativo. Cuando hacía poco rato que había arrancado, ya aparecieron numerosos proyectiles. Al mediodía, los Mossos habían localizado más de 50 piezas de artillería de la Guerra Civil. Al finalizar el dispositivo, el recuento sumó 74 proyectiles sin espoleta -que activa la inflamación y posterior explosión-, pero con munición en su interior.

En los próximos días, el armamento se trasladará a la base militar de Sant Climent Sescebes, en el Alt Empordà, donde se destruirá.

Los proyectiles desenterrados en el Valle de Bas (Mossos d'Esquadra)
Proyectiles desenterrados en la Vall d’en Bas (Mossos d’Esquadra)
Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: