21 enero, 2021

En defensa de las víctimas del incendio en la nave del Gorg

La actitud de las administraciones es pura hipocresía porque la tragedia estaba anunciada y es responsabilidad del Ayuntamiento de Badalona, el gobierno de la Generalitat y el Gobierno Central.
incendio badalona
Así quedó la nave de Badalona tras el incendio.
ASSOCIACIÓ PAPERS I DRETS PER A TOTHOM

Un día de luto oficial ha decretado el gobierno de la Generalitat y 3 el Ayuntamiento de Badalona. Así quieren demostrar las administraciones su duelo por el incendio de la nave del Gorg con su secuela de muertos y heridos. Semejante reacción sobre todo en el caso del alcalde Albiol no reflejan su contrición por los hechos sino el enorme repudio social a su racismo y la solidaridad despertada para con las víctimas.

La actitud de las administraciones es de todas formas, pura hipocresía, porque la tragedia estaba desde hace largo tiempo anunciada y es responsabilidad de las 3 administraciones: El Ayuntamiento de Badalona, el gobierno de la Generalitat y el Gobierno Central. Es por ello que no cabe hablar de simples muertes, son asesinatos.

Durante los 10 años en los que en la nave malvivían cientos de personas han desfilado por la alcaldía de Badalona personalidades de casi todo el espectro político y todas con la actitud común de desentenderse del tema; algunos incluso como Albiol solo han acudido a la nave para amenazar a sus habitantes y cortarles el agua. Un racismo para nada oculto y del que algunos partidos se vanaglorian

Durante el mismo tiempo el gobierno de la Generalitat tampoco ha querido ver una situación que ahora se limita a calificar de muy complicada.

Y que decir del Gobierno Central que es el responsable de la política migratoria, el que durante la pandemia ha dejado atrás a miles de inmigrantes sin papeles negándoles la regularización. El mismo también que se resiste a prohibir los desahucios que estan dejando en la calle a familias vulnerables inmigrantes o no, incluso con menores de edad, que buscarán techo y cobijo donde buenamente puedan.

Uno de los aspectos más dramáticos de esta tragedia es que ni mucho menos se trata de un hecho puntual y aislado; viene precedido por los repetidos incendios de las chabolas y asentamientos de Nijar, por la muerte de 3 pakistaníes en un local abarrotado de la Barceloneta, etc. Y sin duda, si nadie lo remedia será seguido de tragedias similares en otros asentamientos de personas sin hogar.

Cabe preguntarse qué bien después de la tragedia, qué futuro espera a esas cerca de 150 personas que han conservado la vida pero que han perdido todos sus enseres, sus documentos, su misero techo y probablemente sus esperanzas. Las administraciones se han apresurado a sacarse de nuevo el problema de encima, el ayuntamiento de Barcelona, curiosamente no el de Badalona, dará cobijo en el CUES a los afectados, nadie sabe a cuantos ni por cuanto tiempo, pero todos tenemos por seguro que ni a todos ni por mas de una semana. ¿y el resto? ¿Y después? ¿Y la mayoría? Vuelta a empezar, de una nave a otra. Y así seguirán

La sociedad no podemos permanecer impasibles, como si no fuera con nosotros. La escasez de vivienda en un país con miles de pisos vacíos o en poder de fondos especulativos no solo afecta a inmigrantes. Las desigualdades sociales se han agudizado en la pandemia gracias a una política para nada “progresista” de este gobierno. Es un hecho objetivo innegable.

También lo es que la política migratoria solo ha cambiado en algunos discursos. Continua el racismo institucional de la Ley de Extranjería. La Ley mordaza y el Tribunal constitucional avalan las devoluciones en caliente. Los CIE’s estan de nuevo abiertos y las deportaciones se realizan pese al COVID y al cierre de fronteras.

El drama del Gorg tiene solución, una solución que conviene a la sociedad entera y que evitará nuevas muertes. Respeto a la vida porque todas las vidas son importantes. Vivienda digna para todos y todas porque existen pisos y recursos económicos suficientes. Papeles y permiso de trabajo para todos y todas porque es de justicia social que todas las personas puedan vivir dignamente.

El 18 de diciembre las personas migradas y todas aquellas que defendemos los derechos más elementales saldremos a la calle a reclamarlos. Tu lugar está con nosotros.

Real Time Web Analytics