El viaje íntimo y planetario de una astrónoma hacia la ceguera en el Teatre Lliure

Autor: R@mbla

Fotografía: David Ruano

Míriam Iscla protagoniza la obra que dirige Pep Pla.

Míriam Iscla vuelve al Teatre Lliure de la mano del director Pep Pla y de la dramaturga británica Hattie Naylor. Del 2 al 20 de octubre, el Espai Liure de Montjuic acoge Abans que es faci fosc, una coproducción presentada durante el Festival GREC de Barcelona 2019.

Abans que es faci fosc es el monólogo de una astrónoma y madre, Anne, a quien se le diagnostica retinosi pigmentaria, una dolencia degenerativa por la cual irá perdiendo la vista poco a poco. Un viaje íntimo y sideral de una mujer valiente que lucha para conservar lo que tiene, pero que tendrá que aceptar y gestionar su nueva situación personal y profesional.

“El espectáculo habla tanto de la ceguera física, como de la ceguera metafórica. No sabemos qué había antes del Big bang ni siquiera nosotros nos conocemos del todo. Es una investigación del origen de uno mismo y como especie”, destaca el director, Pep Pla.

Por su parte, la actriz y protagonista, Míriam Iscla, explica que, a pesar de que la obra fue pensada para ser protagonizada por un hombre, la actriz vio muy claro que tenía que ser una mujer quién lo encarnara. “Hattie Naylor lo aceptó rápidamente. Una mujer puede darle un grosor especial en aspectos como la transmisión vital y de conocimiento que existe entre madres e hijas”, aclara.

La actriz también habla del proceso de investigación y de preparación de este papel: “me informé a nivel teórico, me entrevisté con personas ciegas y, finalmente, la ONCE me puso en contacto con una educadora que ayuda a pacientes a prepararse para los que vendrá, la ceguera”, dice Iscla. Un conocimiento necesario, porque durante el espectáculo la protagonista pasa por todas las fases del luto: la negación, la ira, la negociación, la depresión y la aceptación.

Abans que es faci fosc “no es un melodrama”, sentencia Míriam Iscla. El espectáculo incluye momentos cómicos, además de un final que, en palabras del director, está “lleno de luz y de impulso absolutamente positivo”. La obra de Hattie Naylor, autora también de Ivan y los perros, quiere recordarnos que somos insignificantes dentro de la inmensidad del Universo y que tenemos que aprender a relativizar y aceptar aquello que nos pasa. “El espectáculo es un momento para detenernos y reflexionar sobre el qué de todo”, sentencia Pep Pla.

La escenografía de Abans que es faci fosc recrea un planetario y la idea que todo está en movimiento. Las referencias científicas son constantes en la obra. “El teatro le tiene respeto a la ciencia. Ahora bien, si se explica desde la pasión y la emoción, se hace interesante para el espectador”, concluye Míriam Iscla.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.