Con cuentagotas, así van entrando en prisión los responsables del asalto a la librería Blanquerna de Madrid la Diada del 2013.

Este lunes ha sido el líder de Democracia Nacional y uno de los condenados por los hechos, Pedro Chaparro, quien ha ingresado en un centro penitenciario Madrid. Lo ha hecho después de ocho años de proceso judicial y varios aplazamientos, una vez el Tribunal Supremo rechazara, el noviembre pasado, el indulto pedido por siete de los catorce condenados.

Anteriormente, el Tribunal Constitucional había desestimado su último recurso de amparo. Al menos 8 de los 14 condenados estarían en prisión. Cuatro de los condenados siguen a la espera del informe de la tramitación de su indulto ante el Tribunal Supremo, y otro continúa en búsqueda y captura.

Pedro Chaparro ha ingresado en la prisión cuatro meses después de que lo requiriera formalmente la Audiencia de Madrid, una vez han agotado todos los recursos posibles a los tribunales para impedir el cumplimiento de la sentencia.

Tres años después del asalto, los catorce juzgados por los hechos fueron condenados apenas de entre 6 y 8 meses de prisión por un delito de desórdenes, que el Tribunal Supremo elevó hasta los 4 años de prisión al apreciar la agravante de discriminación ideológica y de daños a bienes de uso público.

El año 2020, el Supremo tuvo que rebajar las penas hasta los 2 años y nueve meses de prisión en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Constitucional que obligó a retirar las agravantes.

A partir del requerimiento de la Audiencia de Madrid, los condenados han ido ingresando en prisión. El último ha sido Pedro Chaparro, líder de Democracia Nacional.

El 14 de diciembre pasado lo hizo Íñigo Pérez de Herrasti, militante de Alianza Nacional cuando se cometieron los hechos de Blanquerna. Pérez de Herrasti, el mayor de todos los condenados -tiene más de 60 años- es hermano de María Pérez de Herrasti y Urquijo, la mujer del exministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo.

El primero en ingresar en la prisión fue Tomás Bor, el cual fue detenido y conducido a la cárcel en mayo del año pasado. Cuatro meses después de ingresar en la prisión, Bor solicitó el tercer grado y ya puede salir de la prisión durante el día para volver solo a dormir.

El enero pasado estaba previsto que lo hiciera Paula Mijares, que consiguió que el tribunal fijara para el 26 de enero la entrada en la prisión «por motivos laborales».

Pedro Chaparro consiguió el diciembre pasado que la Audiencia de Madrid aplazara su entrada en la prisión. El líder del partido neonazi Democracia Nacional adujo que estaba a punto de ser padre de manera que el tribunal pospuso su ingreso en un centro penitenciario hasta este mes de marzo.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: