La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha anunciado una legislación de emergencia para congelar los alquileres y vetar los desahucios al menos hasta marzo, en previsión de un invierno marcado por unos precios de la energía disparados.

En una comparecencia ante el Parlamento autónomo de Holyrood (Edimburgo), Sturgeon ha desgranado un plan de Gobierno para este curso centrado en hacer frente a la crisis del coste de la vida y ha exigido a la nueva primera ministra británica, la conservadora Liz Truss, que eleve la financiación para que Escocia pueda incrementar las ayudas sociales.

“El Gobierno escocés no tiene poderes para evitar que la factura energética continúe subiendo, pero podemos tomar medidas para asegurarnos de que el alquiler no sube”, ha dicho la líder del Partido Nacional Escocés (SNP, en inglés).

El veto temporal a los desahucios y el incremento del alquiler se aplicarán “desde hoy” tanto al sector público como al privado, ha detallado Sturgeon.

El Sindicat de Llogaters exige que se adopte la medida en el Estado español

Las familias que viven de alquiler están dedicando el 42% de sus ingresos al pago del alquiler, una cifra muy por encima de las recomendaciones de la Unión Europea y Naciones Unidas. La portavoz del Sindicato de Inquilinos, Carme Arcarazo, ha remarcado que es necesario dar una respuesta urgente a esta situación que ahoga, cada vez más, a millones de familias inquilinas. Por eso, una medida “urgente y valiente” como la que ha adoptado Escocia, es necesaria también en el Estado español.

“Si de verdad el Gobierno quiere proteger a la clase media trabajadora y poner coto a los beneficios de la banca y de las grandes corporaciones, como afirmó este martes Pedro Sánchez en su comparecencia en el Senado, debe demostrarlo con hechos concretos. Y existe una medida que en este sentido es indiscutible: la regulación del precio del alquiler”, explica Arcarazo en un comunicado del sindicato.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: