24 septiembre, 2021

El rey emérito, Felipe VI y Franco, en el nuevo mural que sustituye al borrado por el Ayuntamiento de Barcelona

El artista Roc Blackblock vuelve a pintar sobre el mural censurado en las tres Chimeneas en una nueva acción artística de protesta

Roc Blackblock y una cuarentena de artistas urbanos han vuelto este domingo al parque de las Tres Chimeneas del Poble-sec para hacer una nueva acción artística de protesta a favor de la libertad de expresión. La creación de Roc BlackBlock, el artista de quien hace quince días la Guardia Urbana hizo borrar la obra con la cara del rey emérito, ha vuelto a pintar la cara del monarca, pero en esta ocasión acompañado del dictador Franco y el rey Felipe VI.

A través de la pintura, los artistas urbanos también han querido denunciar que sufren censura y represión. Blackblock asegura que hace años que pasa y recuerda que acciones como las de hoy se hacen desde hace tiempo. «Desgraciadamente parece que hasta que no entra alguien en prisión y se queman contenedores no se empieza a hablar de cambiar las leyes, cuando en realidad con Valtònyc ya había sentencia firme», explica.

El artista ha lamentado que se esté «distorsionando un poco» el objeto de la protesta colectiva de los artistas urbanos, y ha insistido que el motivo de su acción es la denuncia de la «censura» y la defensa de la libertad de expresión, «más allá de mi obra, mi figura y el mural pintado hace quince días».

Un grafiti censurado

El mural borrado hace quince días «por error», según el Ayuntamiento de Barcelona, contenía entre otras la cara del rey emérito y lo tildaba de ladrón, chorizo y asesino de elefantes. El Ayuntamiento se disculpó y ofreció a Blackblock los medios para volverlo a pintar. Desmarcándose del ofrecimiento, el artista ha creado este domingo una versión alternativa de la obra.

Blackblock atribuye el borrado de su pintada al hecho que haya «temas intocables, como el ejército o la monarquía», y ha asegurado que «alguien tomó la decisión» de tapar su mural, más allá que dentro del consistorio haya «diversidad de opiniones al respeto». «Este ya es un problema del Ayuntamiento pero no el objeto de nuestra protesta», ha comentado después de admitir que el gobierno municipal le ofreció costear su nuevo mural.