Bucharaya Hamudi Beyun. (Archivo)

El conflicto del Sáhara Occidental ha vuelto en 2021 “al mismo punto donde estaba antes de que se firmara el alto el fuego” a principios de los años noventa, entrando, “por mucho que Marruecos trate de ocultarlo, en situación de guerra”, según ha asegurado este jueves el primer ministro de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Bucharaya Hamudi Beyun.

El proceder del Gobierno marroquí, que “siempre ha obstaculizado el referéndum” sobre la independencia de la zona que debía hacerse conforme a lo establecido en el plan de paz que detuvo entonces las hostilidades bajo el auspicio de Naciones Unidas y “utiliza una política de represión pura y dura” frente a los saharauis, pero también “la falta de firmeza” de la comunidad internacional ante su actitud, han conducido -ha dicho- a esta coyuntura.

Prueba de ello, ha añadido el primer ministro saharaui, es que “el Consejo de Seguridad de la ONU no ha reaccionado” cuando se han denunciado violaciones por parte de Marruecos de los Derechos Humanos de ciudadanos saharauis en sus territorios o los que administra Rabat pese a que la RASD los reclama como suyos, incluso haciéndolo “a plena luz del día y delante de las fuerzas de paz de Naciones Unidas”.

En unas declaraciones a los medios de comunicación realizadas en Las Palmas de Gran Canaria antes del inicio de la 45 Conferencia Europea de Apoyo al Pueblo Saharaui (Eucoco), a celebrar en esta ciudad el viernes y el sábado, Bucharaya Hamudi Beyun ha acusado igualmente del estancamiento del conflicto a los gobiernos europeos, por el “silencio sepulcral” que, según ha aducido, guardan frente a lo ocurrido.

Responsabilidad de España

Ya que, hasta en las acciones que considera más evidentes de “ataques” marroquíes, “lamentablemente, nadie reaccionó” en ningún momento para defender la legalidad internacional que habría de obligar a cumplir el plan de paz, “ni ingleses, ni franceses, ni siquiera los españoles, que siguen teniendo la responsabilidad de llevar a término un proceso de descolonización de la zona que nunca llegaron a culminar”, ha sentenciado.

En ese sentido, ha insistido en que, “por mucho que España quiera, no puede eludir su responsabilidad en la zona” y debe intervenir en favor de los saharauis, que continúan sin lograr que se respeten sus derechos porque “a Marruecos se le consiente” su forma de actuar. A su juicio, ello tiene como objetivo último de “tratar de legitimar la ocupación” de los territorios que reivindica la RASD, algo que su presidente ha dicho que no aceptarán en ningún caso.

Esa razón, de hecho, ha conducido este año al Frente Polisario, brazo armado de la república, a optar por “la ruptura total del alto el fuego” que se había acordado décadas atrás, porque “preferimos la guerra a legitimar la ocupación marroquí”, ha argumentado.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: