13 junio, 2021

El paro supera en febrero los 4 millones por primera vez desde 2016 y los ERTE rozan los 900.000

paro coronavirusEl número de desempleados registrados en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) superó en febrero los 4 millones por primera vez desde abril de 2016 tras aumentar en 44.436 personas, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, que ha atribuido este repunte al «fuerte impacto» de la tercera ola de la pandemia y a las «severas restricciones» que se han impuesto para frenarla.

Se trata de la mayor cifra de parados registrada durante toda la pandemia, peor incluso que en los meses de marzo y abril de 2020 cuando se paralizó prácticamente la actividad, a pesar de que hay casi 900.000 trabajadores bajo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Es, además, el peor mes de febrero desde 2013, cuando el número de desempleados se incrementó en 59.444 personas.

Con este repunte del desempleo, el quinto consecutivo tras el mal dato de octubre, el volumen total de parados alcanzó al finalizar el segundo mes del año la cifra de 4.008.789 desempleados, un dato que el mercado de trabajo español no superaba desde abril de 2016 -entonces se situó en 4.011.171 personas-. De esta manera, once meses después del estallido de la pandemia, y frente a los datos de febrero del año pasado, España tiene 762.742 desempleados más, lo que supone un aumento del 23,5 %.

En lo que respecta a la creación de empleo, el número de afiliados aumenta por segundo mes consecutivo, después de la caída registrada a final de año y a pesar de los malos datos de desempleo. En febrero, la Seguridad Social registró 18.850.112 afiliados medios, 20.632 cotizantes más frente a la media de enero, según los datos proporcionados por el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social. No obstante, si atendemos al mismo dato de febrero del pasado año, el sistema ha perdido 400.117 trabajadores afiliados medios.

El secretario de Estado de la Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo, ha explicado cómo el impacto de la tercera ola ha estado muy enfocado en el sector servicios y en hostelería, ya que solo en este último sector se han destruido 289.055 empleos. Asimismo, Arroyo ha señalado que los sectores menos afectados se han comportado de manera muy similar a otros meses de febrero.

El secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, ha asociado los malos datos de empleo a las restricciones impuestas para frenar la pandemia y se ha mostrado optimista ya que «se ha logrado contener el empleo de una forma mucho mayor a otras crisis anteriores, mientras que los sistemas puestos a disposición de las empresas y los trabajadores han sido un éxito».

Para la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el aumento del desempleo en febrero «es una mala noticia que refleja las patologías estructurales del mercado laboral acentuadas por la pandemia». «Seguimos trabajando para revertirlas conscientes de las personas y realidades cotidianas que hay tras las cifras», ha señalado en su cuenta de Twitter.

El Partido Popular (PP), por su parte, ha asegurado que los datos de febrero son una «catástrofe social», por lo que ha exigido al Gobierno de Pedro Sánchez «un plan de choque económico urgente para superar» el «drama».

La ministra de Asuntos Económicos y para la Transición Digital, Nadia Calviño, avanzó este lunes que los datos de paro y afiliación de febrero «no serían buenos», al tiempo que advirtió, en relación a la reforma laboral, de que los problemas del mercado de trabajo español no se arreglarán cambiando un artículo del Estatuto de los Trabajadores (ET). «Llevamos décadas arrastrando un alto desempleo, un alto desempleo juvenil, un alto desempleo estructural y una dualidad muy problemática. Si se resolviera con el cambio de un artículo, ya se hubiese hecho», subrayó la vicepresidenta en una entrevista en La Hora de la 1 de TVE.

Casi 900.000 personas siguen en ERTE

El número de trabajadores en ERTE cerró el mes de febrero en 899.383 personas, 160.414  trabajadores más que a cierre del pasado mes. En comparación con el máximo que se alcanzó en abril, los trabajadores en ERTE se han reducido en 2,7 millones de personas, lo que significa un descenso del 75 %.

En febrero continuó produciéndose un trasvase de los antiguos ERTE a los establecidos en el nuevo esquema de protección que se ha vuelto a prorrogar hasta el 31 de mayo sin muchas novedades. De esta forma, del total de trabajadores en ERTE con los que se cerró febrero, 253.639 pertenecen a los ‘antiguos’ ERTE, sin exoneraciones a la Seguridad Social.

Por su parte, el número de personas incluidas en los nuevos ERTE, totalizó 645.744 trabajadores en febrero, el 71 % del total. De ellos, 287.411 personas pertenecen a sectores ultraprotegidos, 133.520 se encuentran en un ERTE de impedimento y 224.813 en un ERTE de limitación de actividad.

Geográficamente, también existe una importante concentración en las zonas con mayor actividad turística. En concreto, Las Palmas es la provincia con más trabajadores en ERTE (casi un 16 % de sus afiliados). Le sigue Santa Cruz de Tenerife, con un 13 %, y Baleares, con un 12,4 % de sus trabajadores en ERTE. Jaén es, por el contrario, la provincia que menos trabajadores tiene en estos mecanismos, con un 3 % del total.

La Seguridad Social explica que estas cifras «se mantienen más o menos estables» desde el mes de septiembre, lo que indica que la segunda y tercera ola de la pandemia «han tenido un efecto mucho menor que la primera en este sentido».

Aumenta más entre las mujeres y en los jóvenes

Los datos de desempleo de febrero continúan poniendo de manifiesto que la crisis del coronavirus afecta en mayor medida a mujeres y a jóvenes. Así, el desempleo femenino subió en 31.404 mujeres respecto a enero, un 1,4 % más respecto al mes anterior, mientras que creció en 13.032 entre los varones, cuya cifra aumenta un 0,77 %. De esta manera, al finalizar el segundo mes del año, el número de mujeres en paro se situó en 2.304.779 y el de hombres, en 1.704.010.

Por edades, sigue la tendencia ascendente en el desempleo entre los jóvenes menores de 25 años. En febrero lo hizo en un 2,6 %, con 9.280 parados más que en enero, mientras que el paro de las personas con 25 años y más subió en 35.156 desempleados, lo que implica una subida del 1 %. En este punto destacan los mayores de 50 años, un colectivo que tiene grandes dificultades para encontrar trabajo.

En lo que respecta a los sectores de actividad, el paro aumentó en febrero en todos menos en la construcción, donde bajó en 5.116 personas. El mayor aumento se registró en el sector servicios, lastrado por las restricciones impuestas para frenar los contagios con 36.877 desempleados más. Le siguió la agricultura, que sumó 6.174 parados; el colectivo sin empleo anterior, con 5.872 desempleados más; y de la industria, con 629 nuevos parados.

Mientras que por comunidades, el paro subió en febrero en 14 regiones y bajó en País Vasco, Extremadura y Galicia, con caídas de 1.702, 1.517 y 756 desempleados, respectivamente. Los mayores repuntes mensuales del desempleo los registraron Andalucía, con 14.418 personas más en paro; Comunidad Valenciana, que suma 8.363 parados; y la Comunidad de Madrid, cuya cifra de desempleados aumenta en 7.417 personas.

El gasto en prestaciones sube un 40,8 % en enero

El gasto en prestaciones por desempleo aumentó un 40,8 % en enero, respecto al mismo mes de 2020, hasta alcanzar los 2.629,5 millones de euros, de los que 694 millones se abonaron a trabajadores en ERTE.

El total de beneficiarios de prestaciones por desempleo ascendió en el primer mes del año a 2.376.847 personas y el gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, ascendió a 1.130,8 euros, casi 200 euros más que en febrero de 2020.

Hay que tener en cuenta que los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso respecto a los datos de paro, por lo que este martes se han publicado las cifras de desempleo de febrero y la estadística de prestaciones de enero.