24 noviembre, 2020

El juez envía a juicio a toda la familia Pujol acusada de organización criminal

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata propone juzgar al expresidente de la Generalitat, Marta Ferrusola, sus siete hijos y 18 personas más
juicio jordi pujol
Los Pujol Ferrusola se enriquecieron durante décadas gracias a un entramado criminal, según el juez. (Archivo / F. Sans)
R@MBLA

El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, envía a juicio a la familia Pujol Ferrusola, a quien acusa de formar una organización criminal con el objetivo de enriquecerse durante décadas a través de actividades corruptas.

En una interlocutoria, el juez propone juzgar al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, Marta Ferrusola, sus siete hijos y 18 personas más que habrían participado o colaborado en actividades ilegales, entre los cuales se encuentra la exmujer de Jordi Pujol Ferrusola, Mercè Gironès, o los empresarios Luis Delso y Carles Sumarroca.

Una “organización criminal”

De la Mata acusa los miembros de la familia Pujol Ferrusola de formar una organización criminal que, aprovechando una posición privilegiada en la vida política, social y económica del país durante décadas, considera acreditado que acumuló “un patrimonio desmesurado, directamente relacionado con percepciones económicas derivadas de actividades corruptas”.

El titular del juzgado central de instrucción número 5 procesa la familia por organización criminal o asociación ilícita, blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública y falsedad documental.

El juez no duda que se trate de una organización criminal porque señala que tiene todos los requisitos, con varios niveles jerárquicos, una estructura planificada y permanencia en el tiempo, desde que se abrieron las primeras cuentas corrientes en Andorra, en 1992, hasta que los Pujol cerraron sus últimas fundaciones, en 2014.

El juez De la Mata subraya que parte de estas actividades coincidieron con la época en que Jordi Pujol fue presidente de la Generalitat (1980-2003) y, según el magistrado, ejercía el liderazgo de la organización criminal junto con su esposa. En este sentido, recuerda la nota manuscrita en que Ferrusola se autodenominaba “madre superiora de la congregación”.

Por debajo del matrimonio Pujol, el juez sitúa al hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, denominado “el cura de la parroquia”, y asegura que el resto de hermanos seguían sus instrucciones.

Además, otras personas habrían colaborado estrechamente con esta organización, aportando sus estructuras mercantiles y actuando como intermediarios para asegurar la opacidad de los pagos y servir de parapeto a los auténticos beneficiarios de las operaciones.

Sin indicios de la herencia de Florenci Pujol

Según señala el juez, la procedencia del patrimonio es desconocida, pero remarca que no hay indicios sólidos que acrediten que proviene de una herencia del abuelo Florenci Pujol, como reveló Jordi Pujol el 2014 y asegura la familia: “A lo largo de la investigación no se ha aportado ningún elemento que permita contrastar la veracidad de esta versión, ni tampoco se ha suministrado ninguna explicación razonable y contrastable por ninguna de las personas investigadas de esta familia.”

De la Mata considera una paradoja que los investigados nieguen tener conocimiento de la entidad bancaria donde se depositó, cómo llegó a Andorra o en qué productos financieros se invirtió.

El juez sitúa el origen de los fondos en pagos ilícitos de terceras personas, la mayoría de los cuales vinculados a empresas, que hacían pagos millonarios a la familia, disimulados en estructuras societarias y usando paraísos fiscales. En algunos casos, también apunta que se habrían simulado operaciones contractuales y, a cambio, la familia Pujol Ferrusola los correspondía con “favores políticos” en adjudicaciones, cambios de calificación urbanística y concesiones.

Real Time Web Analytics