El titular del juzgado de instrucción número 21 de Barcelona ha archivado la causa que abrió a la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, a raíz de una querella de la Asociación por la Transparencia y la Calidad Democrática por la concesión de subvenciones a entidades afines.

De acuerdo con el criterio de la Fiscalía, el magistrado archiva la investigación al entender que no hay indicios de delito en la actuación de Ada Colau, dado que delegó sus funciones relativas a la concesión de subvenciones y no consta que diera instrucción alguna al respecto.

Colau, que ha comparecido este viernes tras conocer el archivo de la causa, se ha mostrado “contenta” por la noticia, especialmente por “el buen nombre” del Ayuntamiento y sus profesionales y de unas entidades sociales “que hacen una labor imprescindible” y a las que la querella “intentaba criminalizar y estigmatizar”. La alcaldesa de Barcelona considera que tras esta y otras denuncias similares solo hay “entidades fantasma” que buscan únicamente “ruido y titulares”.

La querella, según considera el ministerio público, es “en un 99,9 %” idéntica a otra denuncia de Abogados Catalanes por la Constitución que la Fiscalía Anticorrupción ya archivó en julio del año pasado y que firmaba el mismo bufete jurídico.

En el auto, el juez destaca que “no se aprecia” que Colau incurriera en los delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos o tráfico de influencias que le achacaban los denunciantes, ni que diera “instrucciones o indicación alguna” respecto a la concesión de las subvenciones, a entidades como el Observatorio DESC, la PAH, la Alizanza contra la Pobreza Energética (APE) o Ingenieros sin Fronteras (ESF).

Rechaza conducta ilícita

Según el magistrado, la interventora del ayuntamiento, que declaró como testigo -“funcionaria de carrera y por ende no dependiente de una determinada adscripción política”, destaca el auto- confirmó que ella “nunca observó ninguna conducta más allá de meras irregularidades, pero que nunca transcenderían al ámbito penal”. En concreto, la funcionaria avaló la legalidad de las subvenciones, que el ayuntamiento venía otorgando desde la etapa del convergente Xavier Trias, aunque admitió que en 2019 había recomendado que las ayudas se adjudicaran a través de los presupuestos para reforzar su control político.

Además, destaca que en ninguno de los expedientes aportados a la causa se detecta “irregularidad alguna”, habiendo sido aprobados “por mayoría” en el pleno del Ayuntamiento y “siguiendo las normas establecidas, con independencia de que se pueda estar o no de acuerdo con el objeto” de las ayudas.

El texto concluye asegurando que, “entendiendo que no ha existido conducta ilícita alguna atribuible a la investigada, se debe proceder al sobreseimiento y archivo de la presente denuncia”.

Además de esta causa, la alcaldesa de Barcelona permanece investigada en el juzgado de instrucción número 18 de Barcelona por los delitos de coacciones y prevaricación a raíz de otra querella presentada por el fondo inversor Vauras Investments S.L., que la acusa de presionarlo para que destinara inmuebles a alquiler social.

La querella fue inicialmente archivada por la juez instructora, pero la Audiencia de Barcelona ordenó reabrir la causa para investigarla únicamente por los delitos de prevaricación y coacciones, no por los de tráfico de influencias, cohecho, usurpación de atribuciones y negociaciones prohibidas a funcionarios que también le atribuía Vauras Investments S.L., a quien el consistorio califica de “fondo buitre”.

Esta es la décima querella que se archiva contra la alcaldesa de Barcelona.

Colau: “Buscan ruido y titulares”

Tras conocer la sentencia, Ada Colau ha comparecido ante los medios en el salón de Cent del Ayuntamiento de Barcelona, donde ha señalado que esperaba este archivo, pues, era “una causa infundada”, algo que, ha asegurado, también lo sabían los querellantes, a quienes ha calificado de “entidad fantasma” que “no sabemos ni quiénes son ni quiénes los financian”.

Para Colau, tras las diez querellas contra su gobierno están “grandes poderes fácticos que no se han presentado a las elecciones y que pretender bloquear a través de los tribunales” políticas encaminadas a defender a los vecinos contra los abusos de poder.

Por eso, ha pedido una “reflexión democrática” porque considera que la única finalidad de los denunciantes es interponer querellas para conseguir “ruido y titulares” y lanzar la idea “de que la política está bajo la sombra de la sospecha”.

“Si lo que pretenden estas querellas es intimidarnos en nuestras políticas de derechos, consiguen todo lo contrario”, ha concluido Colau, quien ha afirmado que están “más motivados que nunca” para defender los derechos de los vecinos de Barcelona y enfrentarse “a la especulación y a los abusos de poder”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: