El llamado rey emérito, Juan Carlos de Borbón, mantiene una estrecha relación de amistad y confianza en Abu Dabi (EAU) con Abdul Rahman El Assir (70 años de edad), un traficante de armas (tildado así por la prensa internacional) hispano-libanés que se encuentra en busca y captura por no haberse presentado a un juicio en 2018, acusado de defraudar 14,7 millones de euros a Hacienda, según publica el diario El País. La misma información relata que la relación de amistad entre ambos, que comparten un núcleo de amigos en común (entre los que se encontraría Felipe González o Rodrigo Rato) y la afición por la caza, comenzó en la década de los 80.

El Assir, de origen libanés, se afincó en España en los años 80 de la mano de su cuñado, el todopoderoso traficante de armas saudí Adnan Khashoggi. En aquellos tiempos compartía su vida con Samira Khashoggi, divorciada a su vez de Mohammed Al-Fayed, padre de Dodi, el millonario casanova que conquistó a Diana de Gales.

Poco a poco El Assir iría involucrándose en turbios negocios, que blanqueaba con sus relaciones con la jet set internacional. En 2004 obtuvo la nacionalidad española y el ministerio público sostiene que «omitió conscientemente» sus ganancias -más de 31 millones de euros, según la Agencia Tributaria- y no hizo la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) correspondientes a los ejercicios de 2002 y 2003. Dejó de ingresar en Hacienda, «consciente y voluntariamente», 12.037.277 euros.

El Assir, con nacionalidad española y libanesa, es un “fantasma” para la prensa. Pocas imágenes se registran de él, a pesar de los sonados y ostentosos festejos familiares y bodas con la jet set del país, y las autoridades de Francia, Suiza y España desconocen su paradero.

El amigo de Juan Carlos fue condenado por la justicia francesa estando en situación de rebeldía por el asunto del Karachigate, y debe 2,2 millones en impuestos en Suiza, según el medio Bergen Zeitung. De España había desaparecido hace tres años, cuando evitó comparecer en los tribunales, y la orden de búsqueda y captura internacional permanece vigente.

Sobre la relación de Juan Carlos con El Assir, La Zarzuela ha respondido que las actividades privadas del rey emérito no dependen ya de la Casa Real y el abogado de Juan Carlos ha evitado hacer comentario alguno, añade mismo diario.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: