Mientras Joan Laporta se sigue lavando las manos como Poncio Pilatos en el conflicto laboral de Barça TV, el Comité de Empresa del canal oficial del FC Barcelona celebró ayer una nueva jornada de huelga coincidiendo con el partido de Liga entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona. Es la segunda huelga de la plantilla de Barça TV, compuesta por unos 90 trabajadores, tras el seguimiento al 100% de la convocada para el partido del Barça-Espanyol.

En su contencioso con TBSC Barcelona Producciones SLU (Telefónica), los trabajadores del canal, con el lema «Barça TV en lluita», denuncian una perdida del 20% del poder adquisitivo, sueldos congelados, no cobramos festivos y horas extras que no se computan, entre otros.

Una de las últimas propuestas de Telefónica fue un incremento de los sueldos para 2023 a cambio de que cesaran las protestas salariales y laborales, pero la plantilla de Barça TV la rechazó porque consideraba que sólo querían apaciguar sus protestas.

El contrato de Telefónica con el FC Barcelona por la producción de la televisión del club termina el próximo mes de junio. La voluntad de la gran mayoría de los trabajadores es que no se renueve y acaben formando parte de Barça Studios, la productora audiovisual de la entidad azulgrana; algo que ya se plantea la cúpula del club y su presidente, Joan Laporta.

Barça TV, la televisión oficial del club que gestiona Teléfonica, es a día de hoy deficitaria. El coste que representa para el club no se compensa con los ingresos que genera el negocio. Por este motivo, si el Barça consiguiese venderla y generar un beneficio con la operación, ese dinero sí que computaría positivamente para ampliar el límite salarial.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: