La tasa de paro en la eurozona se situó en el 6,8% durante el mes de marzo, una décima menos que en febrero y 1,4 puntos menos respecto al mismo mes del ejercicio anterior (8,2%), según los datos publicados este martes por Eurostat. En cuanto al conjunto de la Unión Europea, el porcentaje de personas desempleadas cerró marzo en el 6,2%, también una décima menos que en febrero y 1,3 puntos menos en comparación en marzo de 2021 (7,5%).

Una vez más, el Estado presenta las peores cifras en términos de empleo, con una tasa de paro del 13,5%. La tasa es una décima mayor en términos intermensuales y se sitúa por encima de países como Grecia (12,9%), Italia (8,3%) o Suecia (7,6%).

Los sindicatos de base vienen reclamando no solo por el paro, sino  “la cada vez mayor precarización laboral y social de la clase trabajadora” que, sobre todo, “tiene rostro de mujer porque somos nosotras las que peor paradas salimos siempre y porque la feminización de la pobreza es una realidad”. “Precarización y pobreza que también sufren en mayor medida la juventud y las personas migrantes”, han añadido.

En cuanto a la distribución por sexos, las mujeres siguen presentando mayores tasas de paro. Durante este último mes de marzo, el porcentaje de mujeres desempleadas se situó en el 7,3% en la eurozona, mientras que el de varones fue del 6,5%. En el conjunto de la Unión Europea, la tasa de paro de las mujeres fue del 6,6%, mientras que la de los varones se quedó en el 5,9%.

El Estado español no sólo es el país que presenta la peor tasa de paro (13,5%) de la Unión Europea y la eurozona, sino que también es uno de los pocos países en los que la tasa de paro aumenta respecto a febrero. Los otros casos son Dinamarca (del 4,4% al 4,5%), Portugal (del 5,6% al 5,7%), Grecia (del 12,8% al 12,9%) e Irlanda (del 5,2% al 5,5%).

Desde la CGT han destacado que “quienes nos gobiernan tienen la responsabilidad de equilibrar la balanza de una vez por todas y poner freno al paro y al empobrecimiento de las mayorías sociales”. La  realidad es que paradas o trabajando no podemos llegar a fin de mes. Ya la cesta de la compra es inaccesible con estos salarios. Y si estás en paro haces las colas interminables frente a los bancos de alimentos para apenas garantizar tu supervivencia.

Por otro lado,  desde los sindicatos anarcosindicalistas, han exigido “una transición productiva donde las necesidades y el bienestar de las personas sean el centro. Una transición donde seamos nosotras quienes tengamos el control democrático de la economía sin que esté plegada a los intereses del capital y se aleje de ese capitalismo que nos quieren vender a toda costa”, han remarcado.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: