Han pasado más de dos meses desde que la policía polaca detuviera al periodista vasco Pablo González y en España nadie ha abierto la boca. El Estado no tiene suficiente con armar hasta los dientes al ejército neofascista de Kiev y hoy ha dado un paso más en la ignominia patrocinada por la OTAN. La Policía Nacional, a instancias del infame servicio de seguridad ucraniano (SBU), ha detenido esta mañana al periodista ucraniano de 43 años de edad, Anatoli Shariy, acusado por el régimen de Zelenski de “traición a la patria”.

Exiliado desde 2012

Anatoli Shariy es un periodista independiente, con más de doscientos mil seguidores en Twitter y cerca de tres millones en YouTube, que se tuvo que exiliar de Ucrania en el año 2012, tras disentir de la política marcada por las corruptelas de Viktor Yanukovich, presidente del país, condenado por “alta traición” tras apoyar a Rusia en la defensa del Dombás en 2013. Actualmente, se encontraba refugiado en España, vivía con su mujer e hijo pequeño en una urbanización de Roda de Barà (Tarragona). Se da la circunstancia que Anatoli Shariy apoyó la candidatura de Volodímir Zelenski en la campaña de las elecciones presidenciales, pero asegura que se arrepintió cuando “me di cuenta de que no tenía la intención de cambiar nada, la corrupción era la misma o incluso peor”.

Perseguido por neonazis

Actualmente, se encontraba amenazado por neonazis ucranianos. Concretamente, desde las filas del batallón Azov se filtraron sus datos personales, incluyendo su dirección y las fotos de su casa en España. De hecho, hace pocas semanas, el propio Shariy denunció que estaba siendo acosado a diario por ucranianos que acudían a las puertas de su domicilio para hostigarle e incluso llegó a sufrir una agresión por parte de sus compatriotas.

En 2021, curiosamente, la televisión que hoy da voz al batallón neonazi Azov, La Sexta, entrevistó a su mujer, quien dijo que “los nazis están diciendo que van a venir a España a matar a Anatoly”. “Creen que si matan a mi marido pueden acabar con todos sus seguidores”. El año pasado, el periodista solicitó protección judicial por el acoso en su domicilio, según publicó La Vanguardia.

Amenazas gubernamentales

Hace dos días, Shariy publicó un tuit en el que decía que el asesor del Ministro del Interior de Ucrania “decidió amenazarme” y “me dijo que la inteligencia ucraniana me encontraría en Europa”. La agencia de seguridad ucraniana, por su parte, asegura que esta detención es otra evidencia de que “todo traidor de Ucrania tarde o temprano recibirá un castigo merecido, es inevitable”.

Cabe recordar que el pasado mes de abril el SBU ucraniano ya detuvo al periodista chileno Gonzalo Lira, crítico con el gobierno de Zelenski.

*Puede saber más sobre el SBU y su modus operandi en este enlace.

[AMPLIACIÓN]

El juez de la Audiencia Nacional, José Luis Calama, ha decretado la puesta en libertad provisional con medidas cautelares de Anatoli Shariy, reclamado por el SBU de Ucrania por presuntos delitos de “alta traición e incitación al odio”. En un auto, recogido por Europa Press, el titular del Juzgado Central de Instrucción Número 4 fija que Shariy, al que defiende el abogado Gonzalo Boye, deberá comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el juzgado más cercano a su residencia.

Adicionalmente, el magistrado le insta a fijar un domicilio, le retira el pasaporte y le prohíbe salir de España. El juez, que ha acordado estas medidas a petición de la Fiscalía, ha asegurado que no concurren los presupuestos necesarios para que el periodista ingrese en prisión. En esta línea, Calama justifica su decisión “dadas las circunstancias del caso” y haciendo hincapié en el “arraigo del reclamado”.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: