El Banco de España augura una caída del PIB superior al 13% y una tasa de paro que rozará el 22%

Autor: Jacobo Piñol

El Banco de España ha calculado lo que puede pasarle a la economía española este año y todas las estimaciones “apuntan a retrocesos del PIB español en 2020 sin precedentes en la historia reciente”. Da por hecho que la crisis derivada del coronavirus será peor que la crisis financiera del 2008, como ya preveía también el Fondo Monetario Internacional.

paro coronavirus
Cola ante una oficina del SOC.

En un informe preliminar sobre los escenarios macroeconómicos para la economía española después de la Covid-19, plantea escenarios diferentes según lo que dure el confinamiento y según lo que se tarde en normalizar la situación. Además, hace los cálculos con dos metodologías. Admite que todavía hay “mucha incertidumbre” pero, en todo caso, el pesimismo va desde el 6,6% de caída hasta el 13,6%, en el escenario peor.

La tasa de paro se ensartaría desde el 13,7% del año pasado hasta el 21,7%, como durante los peores momentos de la crisis anterior. Y en estas estadísticas no se tienen en cuenta los trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal.

Pobreza extrema

La crisis sanitaria de la Covid-19 será alargada y una de sus múltiples aristas vendrá en forma de crisis social. El Informe de Marzo del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) no ofrece dudas, el impacto que la crisis de la Covid-19 está teniendo en el mercado laboral no tiene precedentes y se trata de las peores cifras de toda la serie histórica, es decir, nunca antes se habían registrado unos datos peores. Los ejemplos son elocuentes, la pérdida de casi 900.000 afiliados a la Seguridad Social de los últimos 20 días de marzo, los más de 620.000 expedientes de ERTE reconocidos por el ministerio (y los que vendrán)… pero hay más, los cerca de 300.000 nuevos desempleados en el mes de marzo, superando los 3,5 millones de parados, la caída de un 26% en el número de contratos con respecto al mes de marzo del año pasado.

La bolsa de la economía informal no se refleja en estas cifras y por eso en ellas no se cuantifica a empleadas de hogar sin contrato, a temporeros de asentamientos, a cuidadoras domésticas, etc.

El siguiente gráfico, extraído del propio informe del SEPE, refleja que el mes de marzo generalmente es un buen mes porque el sector turístico se prepara para su temporada alta y hace que el desempleo comience a descender. Así ha sido los últimos años y así empezó siendo los 10 primeros días de este mes de marzo. Pero la incidencia de la Covid-19 que se refleja en la curva roja de marzo de 2020 es elocuente y supone una fractura evidente, marcando un antes y un después.

Informe de Marzo 2020 del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

La curva roja significará, para muchas familias que caminaban sobre el alambre e incluso para otras que estaban mejor colocadas en la escala social, graves dificultades. Aún es pronto para hacer previsiones pero serán varios cientos de miles de personas -puede que millones- las que caerán en ese pozo y se sumarán al grupo, siempre excesivo por escaso que fuera, de familias en situación de exclusión o pobreza.

Esa curva roja, que implica más desempleo, en consecuencia también nos anuncia una sociedad más desigual. Si bien venimos tiempo denunciando que el empleo está perdiendo su capacidad como elemento integrador, es evidente que el desempleo es, con toda certeza, un potente motor de exclusión. Si no hay elementos correctores en forma de protección al desempleo, rentas mínimas de ingresos u otras estrategias para proteger a quién no puede trabajar, la ecuación es sencilla y no ofrece dudas: a más desempleo, más exclusión.

Te puede interesar

loading...

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.