18 octubre, 2021

El auge de los minipisos de alquiler

Los alquileres de pisos en grandes ciudades se disparan año tras año, llegando a resultar muy complicado o incluso imposible encontrar uno que se adapte a tus posibilidades. Aunque a todos nos gustaría que estos bajaran, la realidad es que ante la gran demanda que hay, sobre todo en ciertas zonas como el centro de Barcelona o de Madrid es algo muy complicado, por lo que debemos buscar otras soluciones al alcance de nuestras manos (o nuestros bolsillos).

Alquilar un piso de menor tamaño es una gran solución para encontrar tu lugar en las mejores zonas de las ciudades más masificadas. Pero ¿hasta dónde podemos prescindir de espacio? ¿Podemos vivir en pisos de 20 metros cuadrados? La respuesta es sí. Más allá de la moralidad o la ética de poner escasos metros cuadrados en alquiler como viviendas, si tantas personas ya lo hacen es porque son habitables, la clave está en el diseño y la distribución de la vivienda.

Es muy probable que este auge se deba también a un cambio en la sociedad. Cada vez que hay en alquiler algún mini piso en zonas recurridas, céntricas o clave, se alquila en apenas varias horas. Imagínate que te dan un trabajo con contrato por un año en el centro de Barcelona y necesitas alojarte cerca para evitar darte madrugones innecesarios y tener tu lugar de trabajo a un paseo. Seguramente te será imposible realizar un alquiler de un piso de mayor tamaño, por lo que recurrir a los mini pisos se convierte en la mejor opción.

La sociedad está cambiando, y con ella la forma de entender la vida e incluso de trabajar. Los contratos suelen ser temporales y debido a la movilidad geográfica en el mercado laboral, cada vez más personas optan por el alquiler en lugar de la compra. Lo que antes era algo impensable, ahora se ha convertido en la solución para muchos, que prioriza la localización al espacio.

Cómo aprovechar al máximo tu minipiso

Ya que nos decantamos por alquilar un minipiso (siendo tu lado el del arrendatario o el del inquilino), debemos seguir varias pautas para aprovechar al máximo estos escasos metros y vivir con el máximo confort posible.

  • Integrar espacios: Los tabiques en los minipisos deberían ser algo prácticamente inexistente, excepto en aquellos casos en los que se hace imprescindible como en el baño. Si los eliminamos y agrupamos zonas, conseguiremos mayor sensación de amplitud.
  • Tabiques de cristal: no es agradable estar en tu habitación con olor a la comida que has cocinado ese día, aislándola del resto de la vivienda pero sin separarla visualmente.
  • Aprovecha cada hueco: al tener tan poco espacio, debemos aprovechar cada pequeño rincón, por ínfimo que sea. Aprovecha esquinas, bajos de ventanas y zonas altas para almacenar.
  • Almacenaje ingenioso: cajones bajo la cama, bancos con tapa, ganchos en las paredes… cualquier opción es buena.
  • No cargues la vivienda: aprovechar cada rincón no quiere decir sobrecargar el piso. En estos pequeños pisos solo debes tener lo realmente imprescindible.
  • Tonos claros: estos tonos dan luminosidad y sensación de amplitud. Utilízalos tanto en textiles como en las paredes, suelos y demás elementos de decoración. Puedes dar algún toque con algún tono más oscuro, pero céntrate en blancos, beiges y demás colores claros.
  • Puertas correderas: las puertas tradicionales ocupan casi un metro cuadrado al abrirse, por lo que la mejor opción serán las correderas, que rentabilizan el espacio al tan solo necesitar una pared sobre la cual deslizarse.

Estos pisos a pesar de no ser los de nuestros sueños, son lo que son y sirven para lo que necesitamos. Con un buen diseño y aprovechamiento del espacio podrás disfrutar al máximo de tu pequeña vivienda.

Puede que te hayas perdido