El alcalde.

El alcalde de La Portella, Carles Català (JxCat), y otras cuatro personas echaron ayer por la mañana al inquilino de un piso en la calle La Creu de esta localidad del Segrià, según ha revelado el diario Segre. «Lo expulsaron personalmente, sin intervención de representantes judiciales ni de agentes de policía, algo que provocó sorpresa entre los vecinos de la zona», reza la misma información. La vivienda, al parecer, es propiedad del primer edil y el desalojado, Francisco Javier Balañà, había trabajado para él.

Balañà se encontró por la mañana con sus pertenencias en la calle, apiladas en la acera junto a la puerta del que fue su domicilio. Bajo el jersey llevaba una camiseta rota, como resultado, explicó al diario, de un forcejeo con el alcalde. Apuntó que las cuatro personas que lo acompañaban eran trabajadores de la empresa del primer edil.

El desalojado, procedente de Tarragona, había acudido a La Portella en busca de empleo. Afirmó que pagaba 200 euros al mes de alquiler, aunque puntualizó que siempre lo hizo en efectivo y nunca tuvo contrato. Por su parte, Català declinó hacer declaraciones y únicamente dijo no tener constancia de denuncia alguna por este motivo. Balañà, en efecto, no denunció ayer los hechos.

Comparte:

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.