24 octubre, 2020

El 65% de la plantilla de ACCIONA en Nissan formaliza su ruptura con los sindicatos mayoritarios del comité de empresa

La mayoría de la plantilla ha adoptado la decisión unánime de retirar su confianza a las secciones sindicales de CCOO, UGT y CGT, que ostentan la mayoría de la representación en el Comité de Empresa de la compañía
ACCIONA NISSAN
Los trabajadores se manifestaron el pasado lunes ante las puertas de Nissan. (RR)
A.L.

320 empleados de Acciona en Nissan, un 65% de la plantilla, han suscrito y dirigido un burofax a las secciones sindicales de CCOO, UGT y CGT, mayoritarias en el seno del Comité de Empresa (representan a 11 de los 20 integrantes del comité), en el que comunican la “pérdida de la confianza” y afirman “no haberse sentido representados” durante el periodo de consultas del expediente de despido colectivo presentado por la compañía que finalizó sin acuerdo entre las partes el pasado viernes, 25 de septiembre.

En su escrito, los firmantes comunican que “en su condición de mayoría de trabajadores de la plantilla, no les autorizamos para que en nombre de esta plantilla como Comité de Empresa, interpongan ninguna demanda de impugnación del despido colectivo y mucho menos llegar a acuerdos en nuestro nombre”.

El mismo sector de la plantilla ha acordado en asamblea realizar concentraciones de protesta el próximo viernes 2 de octubre a partir de las 9.30h frente a la sede del Departament de Treball (Passeig del Taulat, 266, 270) exigiendo la intermediación efectiva de las administraciones, a quienes acusan de “haberse inhibido completamente en la resolución de este conflicto”. El próximo lunes 5 de octubre, la concentración se trasladará a la puerta principal de Nissan desde las 5 de la mañana coincidiendo con la fecha señalada por la empresa para proceder a “internalizar” el trabajo que hasta ahora realizaban los empleados de Acciona.

La mayoría de la plantilla de ACCIONA en Nissan, reunida en una asamblea que se celebró el pasado lunes 29 de septiembre, ha adoptado la decisión unánime de retirar su confianza a las secciones sindicales de CCOO, UGT y CGT, que ostentan la mayoría de la representación social en el Comité de Empresa de la compañía. Estas secciones representan a 11 de los 20 integrantes del Comité después de que 5 miembros de la sección sindical de CGT abandonaran la disciplina del sindicato.

La ruptura se ha formalizado mediante el envío de un escrito a la propia empresa y a las diferentes secciones sindicales interpeladas suscrito por 320 trabajadores y trabajadoras, un 65% de la plantilla. En su burofax, este colectivo de empleados manifiesta que “durante todo el proceso de despido colectivo, no nos hemos sentido representados por la mayoría del Comité de Empresa”, razón por la cual, una vez finalizado sin acuerdo el periodo de consultas, comunican al comité de empresa que “no les autorizamos para que en nombre de esta plantilla como Comité de Empresa, interpongan ninguna demanda de impugnación del despido colectivo y mucho menos llegar a acuerdos en nuestro nombre”. En este sentido, el texto de la mayoría de la plantilla recuerda al Comité que “si quieren interponer demandas, deben hacerlo como secciones sindicales si así se lo requieren sus afiliados, pero no en nombre de ninguno de nosotros”.

“Nos hemos sentido como peones sacrificados en una partida que no se jugaba aquí”

Juanma Seco, integrante del comité de empresa alineado junto a la mayoría de la plantilla, lamenta “haber tenido que llegar hasta un extremo que, finalmente, se ha revelado inevitable”. El sindicalista recuerda que durante el periodo de consultas “hemos hecho lo posible para intentar preservar la unidad de acción en defensa de 500 puestos de trabajo, pero una y otra vez acabábamos llegando a la conclusión de que en esa mesa de negociación se imponía con más fuerza el compromiso de paz social alcanzado por estas mismas Federaciones en el marco del acuerdo suscrito en Nissan que los legítimos intereses de la plantilla de Acciona, privada de empleo y sin posibilidades de acceder al futuro proceso de reindustrialización. Nos hemos sentido como peones sacrificados en una partida que no se jugaba aquí”. Extremo que considera que se manifestó con claridad en la postura abiertamente crítica exhibida por las secciones sindicales de CCOO, UGT y CGT respecto a la demanda por cesión ilegal interpuesta por la mayoría de la plantilla a pesar, enfatiza Seco, “de la existencia de indicios más que suficientes para sostener la tesis de que Nissan ha sido y sigue siendo nuestra verdadera empleadora durante todos estos años”.

Interpelar a las administraciones

En la misma asamblea en la que la mayoría de la plantilla decidió desligar su futuro de las actuaciones que el comité de empresa pudiera pretender realizar en su nombre, los trabajadores y trabajadoras de ACCIONA aprobaron un nuevo calendario de movilizaciones que incluyen sendas concentraciones de protesta el próximo viernes 2 de octubre ante las sedes del Departament de Treball (9.30h)  y el próximo lunes, 5 de octubre, desde las 5 de la mañana ante las instalaciones de Nissan. La movilización frente a la sede de Treball está precedida de la petición formal, trasladada a través de Inspección de Trabajo, de ser recibidos por el Conseller de Treball, Chakir El Homrani. La plantilla afirma sentirse “olvidada e ignorada” por parte de las mismas administraciones que presionaron e hicieron todo lo posible para que se alcanzara un acuerdo que protegiera los intereses y derechos del personal contratado por Nissan “pero obviando el drama del personal subcontratado y la ausencia total de soluciones para nosotros, que en la mayoría de casos trabajamos desde hace 12 años en Nissan y, en ocasiones, lo hacemos desde hace más de 20”, afirma Juanma Seco. El sindicalista considera que “la Generalitat está mirando nuestro conflicto desde lejos, con la única prioridad de trasladar el falso mensaje de que la conflictividad en Nissan finalizó con el acuerdo que alcanzaron allí que, en buena medida, fue posible precisamente por su intervención. La misma que reclamamos ahora sin obtener respuesta. Nuestros puestos de trabajo también merecen respeto y protección, aunque el personal subcontratado sea tratado permanentemente como trabajadores y trabajadoras de segunda categoría”.
Sucesión empresarial, nuevo frente judicial

Junto al burofax dirigido a sus propias secciones sindicales, los 320 trabajadores de Acciona también se han dirigido nuevamente a Nissan y Acciona por la misma vía para comunicar que en caso de materializarse el propósito anunciado por Nissan de “internalizar” y ejecutar con sus propios medios y plantilla el servicio logístico que hasta ahora venía prestando Acciona existiría un supuesto legal de sucesión de empresa y Nissan debería contratar directamente al personal de Acciona que prestaba el servicio. “Existe sucesión de empresa cuando se transmiten los medios y recursos para realizar una determinada actividad, ya sea principal o accesoria, tal y como es el caso aquí, según lo anunciado por Nissan”, analiza Josep Pérez, abogado de Colectivo Ronda responsable de la demanda por cesión ilegal interpuesta por la plantilla de Acciona. “En este caso -prosigue- corresponde a la empresa la obligación de subrogar el personal que venía realizando el servicio e integrarlo en su plantilla pero, en ningún caso, puede proceder a sustituirlo sin más, como se pretende hacer”.

El acuerdo como vía de resolución

“De momento, no se han ejecutado despidos en Acciona y, por tanto, cabe la posibilidad de alcanzar acuerdos que salven puestos de trabajo -retoma Juanma Seco- pero para ello es necesario que exista voluntad de entendimiento entre Acciona y Nissan y que las administraciones se impliquen con fuerza y determinación. Nissan está prácticamente parada porque seguimos siendo necesarios para retomar la producción. Esta situación es absurda y perjudicial para todos y todas, también para la plantilla de Nissan, que ve peligrar la garantía de empleo que se les ofreció por la incapacidad de las partes para resolver un conflicto que tiene fácil solución”.

Real Time Web Analytics