El segundo año de pandemia disparó las agresiones a la profesión médica hasta un 39%, pero son las mujeres y especialmente las médicas de Atención Primaria las que acumulan más de la mitad de los casos, con un aumento este año de las amenazas y lesiones en detrimento de los insultos.

Así lo revela el Observatorio contra las Agresiones del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), presentado con motivo del Día Europeo Contra las Agresiones a Médicos y Profesionales Sanitarios, que se celebra mañana, y que constata que las médicas sufren el 62% de las agresiones frente al 38% de sus colegas masculinos, mientras que la Atención Primaria sigue copando el primer puesto al acumular el 51,1% de los casos, seguida de los hospitales que suben cinco puntos, hasta el 22%.

En 2021 se registraron 612 agresiones, 171 más que el año anterior, lo que sitúa la cifra total desde 2011 en 5.649. Los insultos y amenazas representan el 87% de los casos, mientras que el 13% fueron agresiones que acabaron en lesiones físicas.

La tipología del agresor es la de un paciente con visita (48%), seguido de los no programados (27%) y los acompañantes (22%). Mayoritariamente, son hombres menores de 40 años, mientras que las mujeres tienen entre 40 y 60 años.

Un ejemplo: recientemente, un juez de Balaguer condenó a seis meses de prisión a una mujer por dar una bofetada a una enfermera del CAP del municipio.

Redacción en Revista Rambla | Web | Otros artículos del autor

Este artículo ha sido redactado y/o validado por el equipo de redacción de Revista Rambla.

Comparte: