15 mayo, 2021

Editan «Viaje a la Luna», el único guion de cine escrito por García Lorca

La Diputación de Granada ha editado «Viaje a la Luna», el único guion de cine que escribió Federico García Lorca y que se presenta como una publicación que incluye el análisis crítico del catedrático especializado Ángel Quintana.

El Patronato Federico García Lorca, dependiente de la Diputación de Granada, ha editado esta obra, la única incursión en el mundo del cine del autor de Yerma.

La edición especial de «Viaje a la Luna» (1929) se ha presentado este jueves acompañada de un prólogo y una serie de anotaciones que componen el estudio crítico realizado por el catedrático de Cine Ángel Quintana.

La diputada de Cultura, Fátima Gómez, ha presentado la obra en un acto que ha profundizado en esta aportación lorquiana al mundo cinematográfico gracias a la conferencia de «Poeta de un cine imposible» impartida por Quintana.

Gómez ha señalado que el Patronato García Lorca apuesta por indagar en la obra menos conocida del poeta, una línea en la que se enmarca edición.

«Esta tirada, con sus notas y prólogo, pretende desarrollar la expresa voluntad de Lorca para inscribirse en las vanguardias y provocar una convergencia transversal de su obra», ha añadido Gómez.

Durante la conferencia, Quintana ha subrayado la importancia que ha tenido para él entrar en el mundo de Lorca.

«Se trata de un guion escrito una tarde con unos amigos, una tarde en la que Lorca anota este proyecto de guion y que se descubre muchos años después y abre nuevos caminos», ha resaltado el experto en cine.

Su conferencia se ha centrado en el estudio de la relación de Lorca con el cine, el caso de «Viaje a la Luna» y el interés del poeta por todas las artes.

También ha analizado este texto como el precedente de las búsquedas que Lorca llevó a cabo en el teatro de vanguardia y «un intento de materializar una nueva poética basada en el simbolismo y en la construcción de imágenes visuales».

Viaje a la luna (1929) es la única inmersión formal de Lorca en el cine, lo escribió durante su estancia en Nueva York y, años más tarde, la obra fue dirigida y adaptada por Frederic Amat, quien contó con el beneplácito de la Fundación Federico García Lorca.